Sobre los Organos Constitucionales Autónomos o de la evolución de la administración pública y la democracia constitucional

Estrategia marcada

Por Jesús Jair Zamudio Aguirre

“Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, ese Estado no debería existir; y al fin no existiría”. – Simón Bolívar”

Estamos viviendo tiempos paradójicos en nuestro país, en que debatimos sí todo tiempo pasado fue verdaderamente mejor, o así parece porque es tiempo leído, no vivido; tiempo descifrado en páginas de autores que lo han desmitificado y vuelto a mitificar para nosotros, o estas ideas son solo añoranzas en los pensamientos de quien hoy ejerce como titular del poder ejecutivo y por ende debemos avanzar con otras ideas y formas de gobierno.

Aunque casi todos estamos de acuerdo en que se debía cambiar el régimen que prevaleció durante el siglo pasado, hoy se ciñe sobre nosotros la gran tentación de regresar a las prácticas que lo caracterizaron, sobre todo en lo que respecta a la concentración de poder. Algo que al menos a mí, no deja de parecerme incongruente.

Lo digo porque ahora que la evolución del Estado democrático y creciente complejidad de la administración pública nos lleva a lo que se ha denominado como “separación orgánica de funciones”, que es por sí misma, la respuesta mediante organismos autónomos para limitar que el poder se concentre en una sola persona (condición sine qua non para considerar al Estado democrático como tal), llevándolo incluso mas allá de la división clásica que establece constitucionalmente los tres poderes más que conocidos, ejecutivo, legislativo y judicial; ya que bajo un supuesto equilibrio entre éstos se desarrolló, mediante simulación, un “presidencialismo” que se tuvo que combatir de forma férrea desde la academia y ciudadanía (o como algunos gustan llamarle, sociedad civil) para lograr la construcción de instituciones que sirvieran de defensa ante el poder avasallador del gobierno.

Ahora resulta que el gobierno de la “Cuarta Transformación”, quiere tirar por la borda todo este trabajo constructivo al considerar que todos los organismos autónomos se crearon en un periodo especifico (el neoliberal) y que tienen la única función de ser entidades chupa-presupuesto sin una función o valor especifico para la ciudadanía, pues la fuerza moral y ética del presidente hace que queden en un total desuso.

Para empezar, considero que debemos explicar bien ¿por qué?, ¿cuándo? y ¿para qué? nacieron estos Organismos Constitucionales Autónomos (OCA´s).

Estas interrogantes surgen ante el consenso que había sobre:
Pérdida de legitimidad social de las autoridades tradicionales;
Exigencia social de que hubiera funcionarios sin afiliación partidista;
Necesidad de contar con funcionarios altamente capacitados que se profesionalicen en sus funciones;
Creciente complejidad de la administración pública y funciones que realiza; y
Necesidad de abrir y fortalecer espacios de participación y gestión a la sociedad civil en general.

Aunque se sabe que empezaron a surgir por los 70´s en Europa, su historia es sumamente reciente en nuestro país. Fue a partir de 1993 al otorgarse autonomía al Banco de México, en 1996 al IFE hoy INE, en 1999 a la CNDH, a estos tres primeras instituciones se les considera como órganos pioneros y se les denomina la primera generación. Posteriormente con el INEGI y COFECE, el Instituto Federal de Telecomunicaciones, el INEE (que desaparece al dar marcha atrás a la reforma educativa), CONEVAL, INAI y la Fiscalía General de la República se crea la segunda generación.

Lo que se buscaba era retirar de la administración pública, la influencia del poder ejecutivo en funciones como:

Emisión de moneda y control de la inflación;
Defensa de los derechos humanos;
Organización electoral;
Divulgación de información pública y protección de datos personales;
Control y difusión de datos estadísticos;
Vigilancia de la competencia económica;
Regulación de telecomunicaciones;
Evaluación de la política de desarrollo, evaluación de la educación y sus actores:
Procuración de justicia; y
Vigilancia sobre los servidores públicos.

Es decir, estos organismos se crearon para construir un verdadero sistema de pesos y contrapesos que limitara al poder ejecutivo omnipresente del pasado; al respecto, todos debemos estar convencidos de que no puede haber una democracia sin poderes públicos independientes que se vigilen entre sí y permitan que el debate político se dé de una manera organizada y saludable, sin que ninguna autoridad se imponga sobre las demás y disponga del Estado a su antojo, como ocurre en las autocracias.

Sí el Presidente se considera un demócrata, debería estar convencido que estas condiciones son una de las primeras exigencias de lo que dice defender: la democracia. Si además considera que el actuar de algunos órganos no es el correcto, puede sugerir o poner a consideración de los otros poderes su transformación o evolución, pero debe tomar en cuenta que su creación y operación han sido procesos evolutivos que costaron trabajo, riesgos y errores que se han corregido como para tratar de desaparecerlas de un solo plumazo; máxime si el argumento principal es la austeridad o la buena salud de las finanzas públicas. La decisión de mucho ahorrar ha traído, entre otros resultados, el injustificable desabasto de medicinas y la desaparición de guarderías sin que exista nada que sustituya hasta ahora redes de distribución o alternativas para cuidados infantiles; este gobierno podría caer en la situación de convertirse en una administración “barata” y pobre de resultados destinando sus funciones solo a parte del electorado y excluyendo a los sectores productivos y ciudadanos más politizados, quienes luchando por una verdadera democracia, exigieron y contribuyeron a la construcción de dichos organismos, dando con ello forma y presencia a la sociedad civil organizada.

Defender los OCA´s es defender la democracia, para mí esta debe ser la estrategia marcada para la sociedad mexicana.


¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Abogado, Maestro en Derecho Electoral y Mercadólogo, ganador del premio nacional de publicidad, originario de la Cuenca del Papaloapan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s