Los ciudadanos del mundo. Perspectiva social sobre el problema de migración.

“Carpe diem”

Por Víctor Alberto S. P.

No me gustan las fronteras, soy defensor de leyes abiertas, pero no comparto una política suicida de inmigración. Hay una solución que sería invertir en los países de origen, subdesarrollados.
Salvador Paniker

 

La migración del ser humano es un hecho que se dio de manera natural en épocas prehistóricas e históricas, se señala que la primera gran migración del homínido u hombre primitivo se dio cuando el homo por buscar mejores condiciones naturales y climáticas para su desarrollo migro de África a Eurasia hace casi dos millones de años.
Dichos cambios tanto de clima como de condiciones para el desarrollo fueron factores que determinaron nuestras diferentes morfologías a lo largo del tiempo.

En la actualidad la migración humana no es diferente, se da en muchos países por diferentes contextos. Los factores más determinantes que generan las migraciones humanas hoy en día son los problemas políticos y económicos que generan carencias de los ciudadanos, por lo cual se ven obligados a moverse de sus lugares de origen o de sus lugares de residencia, buscando un mejor lugar de desarrollo que les permitan generar ingresos dignos y estables.

En el caso de México no es la excepción, somos un país que genera migrantes y que recibe migrantes debido a las condiciones económicas actuales y a los diferentes factores que aquejan al centro y sur de América.

En los últimos días se ha visto una caravana masiva de migrantes que están a las puertas de el territorio mexicano, dicha caravana viene de diversos países de Centroamérica principalmente de honduras, que se trasladan de Guatemala a México para poder llegar a Estados Unidos de América. Se calcula que son mas de cuatro mil migrantes que buscan una oportunidad de desarrollo en la zona norte del continente. Según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México huyen de la violencia, la pobreza y de las violaciones a derechos humanos.

 

IMG_BB8A4A83F8C7-1.jpeg

En el caso de Honduras y el Salvador se vive una brecha de desigualdad en cuanto al poder adquisitivo que tenemos en cuanto a salarios y el costo de la canasta básica. En México el salario mínimo es de 2,650.80 pesos mexicanos y el precio de la canasta básica es de 1,590.40. Mientras que en El Salvador el salario mínimo en el área urbana es de 5,780.90, mientras que la canasta básica es de 3,849.54 pesos mexicanos. El salario de la zona rural es de 3,853.98, mientras que la canasta básica es de 2,646.72. En el caso de Honduras el salario mínimo es de 6,840.81 pesos mexicanos y la canasta básica tiene un costo de 6,794.63 pesos.

En México y en los países de América Central y Sudamérica es evidente la brecha salarial que existe en comparación con los países desarrollados. Este problema genera pobreza dentro de las sociedades, mientras que un país no pueda asegurar el mínimo de un salario para que la persona pueda tener una calidad de vida digna asegurando que para ello pueda tener un libre desarrollo y tiempo para su persona, nunca se dará un esquema de igualdad social a través del cual todos podamos tener las mismas oportunidades. Esto va generando que la riqueza generada en un país este mal distribuida. Mientras menos poder adquisitivo tenga el trabajador menos fomentara el flujo del dinero, generando un estancamiento económico y un rezago en cuanto al desarrollo de un país. Dentro de los sistemas basados en el capital es indispensable el sueldo del trabajador para que se genere el desarrollo y esto produzca más riqueza.

La inmigración no es la mejor solución a los problemas de una sociedad, si se generan grandes migraciones de personas se pueden generar una crisis humanitaria, creando así problemas en el lugar al cual se trasladen, en lugar de soluciónalos los llevan consigo. Las políticas publicas son las que deberían de evitar este problema, los problemas de un país no deben deberían ni tendrían por que ser trasladados a otro, esto solo demuestra negligencia e incompetencia para gobernar.

En México practicamos una doble moral, por un lado, defendemos lo “políticamente correcto” y señalamos a los inmigrantes como victimas de un sueño frustrado por la intolerancia de la gente, justificamos a nuestros conciudadanos señalándolos como mártires de un país intolerante contra una causa noble como lo es buscar el así señalado “sueño americano”. Pero, por otro lado, juzgamos a quienes no son mexicanos y quieren buscar el miso sueño, sin entender sus motivos discriminamos y señalamos como injusto que vengan a quitar trabajo o que vayan a ser un problema de seguridad en las ciudades que vayan transitando. Señalamos que en México existen suficientes problemas como para agregar más, pero no nos damos cuenta de que es el mismo problema que sufren nuestros vecinos del norte con los migrantes de origen mexicano. Queremos la oportunidad, pero no estamos dispuestos a dársela a alguien más.

La indiferencia social generada y la genofobia en México son cosas que no siempre se ha vivido, nos caracterizamos por intentar ayudar a los migrantes en su camino tal es el caso de Las Patronas, grupo de mujeres de la localidad de Guadalupe, La Patrona municipio de Amatlán de los Reyes, Veracruz quienes desde 1994 dan apoyo alimenticio gratuito y asistencia a los migrantes que cruzan el Estado de Veracruz por el tren denominado la bestia.

Como sociedad tenemos que entender que las fronteras son denominaciones de limitaciones territoriales, políticas y económicas, que son determinadas por un país

y que deben ser respetadas a través de diversas legislaciones nacionales e internacionales, pero ante situaciones que vulneren la integridad de otros seres humanos, tenemos que generar empatía y dejar de criminalizar a gente cuyo único propósito es buscar un mejor futuro y una vida digna, derecho que es universal para todo ser humano, si bien es cierto que debemos de respetar protocolos y apegarnos conforme al estricto derecho y a los tratados y convenios internacionales, como sociedad debemos de dejar de creer que nuestros problemas son los únicos y generar más conciencia de que las demás sociedades que al igual que nosotros tienen problemas graves y que buscan una solución, creyendo en este caso que esa es la adecuada. Recordemos que todos somos ciudadanos del mundo y que nadie vale más que su homologo y entre más enseñemos y respetemos a los demás más virtuosa será nuestra sociedad. Enseñemos con el ejemplo, si no somos solidarios y humanitarios con la gente que lo necesita no pidamos lo mismo para nuestros conciudadanos, todos merecemos un trato digno y es nuestra obligación darlo y nuestro derecho exigirlo.

 

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Estudiante de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Filántropo, Político, Veracruzano.
Facebook: Víctor Alberto Sánchez
Instagram: @vicasp08

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s