Mientras el futuro no nos alcanza, ¡Hagamos algo!

Nescimus quid loquitur

Por Jafet R. Cortés

 

El ambientalista australiano, Paul Gilding, en una conferencia de TED de 2011 hablaba de cómo era que el planeta tierra ya estaba lleno. Siete años después podríamos decir que las condiciones del deterioro ambiental son cada vez peores.

Estudios que Gilding citaba en esos tiempos arrojaban datos aterradores: se necesitaría los recursos de dos planetas tierra para sostener el ritmo de vida que llevamos como especie. Una especie que va consumiendo todo a su paso podría catalogarse en cierto sentido como una plaga, las plagas actúan naturalmente de manera irracional, apoderándose y consumiéndolo todo. El ser humano como plaga ha comprado espejismos de riqueza con recursos naturales, comprometiendo el futuro de las nuevas generaciones, dejándolas al desamparo de vivir en condiciones cada vez más difíciles.

Hablando del ámbito legislativo existen normativas a nivel local, nacional e internacional que van planteando lo que es correcto o no hacer en materia de medio ambiente; hasta existen penas ya establecidas que podrían actualizarse si alguien transgrede la ley. Todo lo anterior se ha convertido en letra muerta que sólo sirve para recordarnos que el derecho se integra tanto de la norma escrita y vigente, el vínculo entre la autoridad que ejecuta lo escrito y busca asegurar que la se cumpla, así como la sociedad que va haciendo conciencia de la importancia de la misma como reguladora de conductas.

 

IMG_261901478784-1

De los principales factores que producen la contaminación medioambiental están la producción de desechos sólidos, así como de aguas residuales. Como humanidad estamos consumiendo en exceso, y a este ritmo la crisis que se avecina, será como muchos futuristas y científicos vislumbra, un traumático suceso.

Hablando sólo de Veracruz, podríamos ejemplificar que no existe realmente una política pública bien estructurada en materia de recolección y tratamiento de desechos, que busque pasar por las siete erres del nuevo círculo del llamado consumo “verde” o “ecológico”: 1. Reflexionar que somos parte de un todo interrelacionado; 2. Rechazar productos tóxicos, no biodegradables o no reciclables; 3. Reducir el consumo y generación de desechos; 4. Reutilizar, prolongando la vida útil de los bienes; 5. Reciclar, separando los residuos de manera adecuada; 6. Redistribuir el consumo de manera equitativa; y 7. Reclamar actuaciones que ayuden a mejorar el medio ambiente y la calidad de vida de los ciudadanos.

Pero no todo es negativo, en varios Estados de la República incluido Veracruz, así como en otros países se ha prohibido el uso de popotes para beneficiar al medio ambiente. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), emprendió una campaña mediática para concientizar a la población de que era innecesario utilizar estos productos que tenían vida útil de menos de una hora en promedio, sin embargo, su tiempo de degradación es de cien años. Todavía faltan otros productos y concientizar en mayor medida a la sociedad para dejar de utilizarlos, pero el éxito en la campaña contra los popotes abre las puertas al combate contra los productos dañinos para el ambiente.

Cambiar la cultura y adentrar en ella la idea de sustentabilidad es indispensable para movernos de distinta forma. La cultura de la sustentabilidad es pensar en las generaciones que vienen, es actuar hoy, planificando estrategias que vayan trazando la mejor ruta en términos de sociedad y políticas públicas. Es generar conciencia del daño que puede causar la ignorancia a largo plazo.

La cultura de la sustentabilidad es dejar de pensar en las energías fósiles y apostar en la innovación, en la utilización de energías limpias y renovables. Es no esperar a que el futuro nos alcance, porque cuando lo haga, cuando llegue ese momento donde ya no podamos movernos hacia ningún lado ni cambiar de ruta, en ese instante, todo se podría volver sin retorno.

Cuando el futuro nos alcance, espero hayamos cambiado el rumbo que nos conduce cada vez con mayor velocidad al precipicio infértil de la autodestrucción. Pero, mientras el futuro no nos alcanza, hagamos algo.

¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Licenciado en Derecho UV
Analista Político/ Humanista/ Escritor/
Xalapa, Veracruz; México.
Twitter: @JAFETcs
Facebook: Jafet Cortés

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s