¿Qué esperar cuando estás esperando?

Alea lacta Est

Por Raul Rodríguez Brito

 

“El hombre desea esperar siempre. También cuando se convence de ser privado de la esperanza.” – Alberto Moravia

“Quien ha esperado una eternidad, puede seguir esperando” – Elias Canetti

 

 

Regreso a estas páginas tanto tiempo después de estar ausente y con muchos cambios a nuestro alrededor que hacen que me cuestione ¿qué esperar ahora que estamos esperando? ¿Qué podemos esperar ahora del gobierno que se avecina? ¿Realmente podemos esperar y confiar en un cambio?

Ante los hechos recientes que incluyen el showcon la senaduría y gubernatura de Manuel Velasco, los diputados del PVEM “regalados” a MORENA, lo dicho por los diputados y otros personajes del partido dominante, la doble moral de la presidenta nacional de MORENA, Yeidckol Polevnsky en el caso de la supuesta compra de diputados por parte de Cuauhtémoc Blanco, lo mencionado por el mismísimo presidente electo acerca del gobierno saliente, la dizque “austeridad” de 24 horas en el Congreso, entre otras cosas pues sin duda, la lista es larga, me pongo a pensar en lo que se viene y sí, creo fervientemente que esa poderosa y tan aclamada “cuarta transformación” —que en realidad sería la quinta, puesto a que, guste o no, el Porfiriato fue un gran cambio para el país—, será más de lo mismo, no existirá como tal, a menos que como transformación podamos determinar que será un gobierno semejante a lo que en su momento, el gran escritor peruano, premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, denominó como “La Dictadura Perfecta”.

En tan poco tiempo, durante la espera de esta tan ansiada “transformación” por unos cuántos, el mismo Andrés Manuel, así como los militantes del partido, han puesto en marcha una regresión que nos hará fijarnos y darnos cuenta de que estamos de nueva cuenta en la época de la ya citada “Dictadura Perfecta”, y punto claro de esto es que a partir del primero de septiembre todo ha girado en torno a su personalidad, y prueba de esto, fue la estremecedora y repugnante adulación en el Congreso al grito de “es un honor, estar con Obrador”, algo que no ocurría desde la época más “gloriosa” de aquél Ogro Filantrópico —como lo llamara Octavio Paz—que era el gobierno del PRI.

Muchos afirmaban que no era populista, sin embargo al día de hoy, poco menos de tres meses antes de que proteste como Presidente de la República ha ido descartando una a una sus principales promesas de campaña. Ahora dice que el país está en bancarrota y que será muy complicado cumplir con todas su necesidades…pues, ¿no que recibía un país estable y sin crisis económica?

Me pregunto, ¿en dónde habrán quedado esas personas que lo defendían a capa y espada y confiaban en sus propuestas? No van a quitar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a la gasolina, no le darán ayuda económica a los “ninis”, se quedaron las edecanes en el congreso dejando de lado la austeridad, no se disminuirán el sueldo los congresistas, aceptaron que el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es más viable en Texcoco y la lista puede seguir… ¿No qué no? Se les dijo, se les repitió y se les advirtió. Ahí está el supuesto cambio.

IMG_1492

Lo único que ha cumplido es la elaboración de la burda “Constitución Moral”, que siendo sinceros, realmente no logro entender cómo es que determinadas personas van a decirnos cómo actuar o dirán lo que es bueno y lo que es malo de acuerdo a su misma moral, porque si de algo estoy seguro es que no será justa sino completamente subjetiva y tendrá un punto muy importante, si compartes la opinión del partido ganador, podrás hacer y decir lo que quieras, pues quien entra a ese partido, se inmola; sin embargo, si no compartes dicha opinión siempre estarás en el ojo del huracán pues serás atacado. Porque bueno, siendo realistas, el primer “juicio”, por llamarlo de alguna manera, que se debería llevar por esta “constitución” es la respuesta del presidente electo hacia las reporteras, eso de decirles “corazoncitos”… es una falta de respeto, pero como lo dijo él, se suma a un sinfín de chistes y graciosadas que no le causan ningún mal a nadie como el ofensivo “Ricky riquín canallín” o los “pirrurris”. Pero no hubiera sido alguien más porque… bueno, ese es otro tema y no tenemos por qué entrar en esa discusión.

El 10 de septiembre de 2018 León Krauze en su columna titulada “Manchas en el plumaje”, publicada en el diario “El Universal” afirmó, y cito textualmente, que Andrés Manuel… “Ha gastado capital político nombrando a figuras de otro tiempo, algunas de ellas emblemáticas de ese modo de hacer política que el propio López Obrador juró combatir.”

 

Y es aquí cuando me pregunto una vez más, ¿en dónde está el supuesto cambio que nos prometió a lo largo de catorce años?

Repito, es un sueño guajiro, no existe nunca existió. Fue populismo, de ese a la vieja usanza latinoamericana así como demagogia pura. Manuel Bartlett, priista toda la vida, principal culpable de la caída del sistema en el 88 va a presidir la Comisión Federal de Electricidad.

Napoleón Gómez Urrutia como senador después del fraude de más de 50 millones de dólares.

La liberación de Elba Esther Gordillo, que sí, corre a cargo de la administración de Enrique Peña Nieto, pero que curiosamente sale libre el mismo día en que el Tribunal Federal Electoral le otorga la constancia de presidente de los Estados Unidos Mexicanos a “ya saben quién”, y si algo he sabido a través de los años es que en la política no hay coincidencias; y el hecho de que Andrés Manuel no haya pronunciado una sola palabra al respecto, me hace reafirmar el pensamiento de que no existirá tal cambio que le prometió a esas treinta millones de personas que le otorgaron el voto de confianza —o de castigo a los partidos rivales—.

Así que o Andrés Manuel ejerce ese liderazgo social y moral que ha demostrado después de varios años de campaña permanente a lo largo y ancho de la República Mexicana y el cuál, lo llevó a ocupar el cargo público más alto dentro del país o quedará siempre en la memoria como la persona a cargo del partido que SÍ robó, SÍ mintió y SÍ traicionó al pueblo, confirmando lo que muchos, incluyendo a mi persona, siempre hemos pensado, que tiene una obsesión con el poder y buscará ejercerla a capa y espada tal y como lo hacía la gente del partido del que surgió, se formó, aprendió y que estoy seguro, del que nunca se olvidó, el PRI.

Por lo cual vuelvo a preguntarme, ¿qué esperar cuando estás esperando? Sigo esperando un cambio en el país, un cambio para bien, para que nuestro México resurja cual ave Fénix de sus cenizas, sin embargo, por ahora, tendremos que seguir esperando. No habrá cambio, todo será igual y color de rosa para el gobierno mientras la situación del pueblo empeora cada vez más, al fin y al cabo siempre ha sido así, siempre durante las campañas se ha prometido un cambio y nosotros, simplemente nos quedamos esperando.

 

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos de autor:

Licenciado en Derecho por la la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño

Twitter: @rarodbrito

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s