La sociedad manda

Palabra Veraz

Por Francisco Vélez.

 

Mucho se ha dicho a lo largo de la historia de la humanidad respecto a que el ser humano en uso de su capacidad de raciocinio, con el fin de satisfacer sus necesidades, decidió asentarse para habitar determinados lugares y someterse a gobernantes para que dirigieran sus destinos como grupos poblacionales, fue de esta manera como surgen las primeras sociedades organizadas.

Los lugares seleccionados para asentarse, según se ha demostrado, fueron aquellas zonas donde pudieran desarrollarse con facilidad actividades como la agricultura o la pesca, pues es de recordar que con la invención de la agricultura se dejó a un lado el estilo de vida nómada para dar paso al sedentarismo, buscando siempre con mayor facilidad satisfacer su principal necesidad, su alimentación.

Esta primera parte no fue difícil, pues sus conocimientos empíricos resultaron útiles para seleccionar los territorios que poblarían, pero el tema que ha sido complejo desde hace muchos siglos, es el sistema de gobierno que las sociedades deben adoptar.

IMG_0989

La primera gran lucha de las sociedades fue entre seleccionar regímenes absolutistas o parlamentarios, ambos propios de los modelos monárquicos, únicos gobiernos existentes durante muchos siglos. Con el surgimiento del republicanismo las monarquías, y más aún las absolutistas, fueron evidenciadas como obsoletas y ajenas a la realidad y desarrollo que la sociedad demandaba; a pesar de ello aún en nuestros días, somos testigos de la implementación de modelos monárquicos en varios países del mundo.

Pero no sólo el modelo de gobierno que se adopte por un país ha sido tema controversial en nuestra historia, sino también lo ha sido la forma como deben ser seleccionadas las autoridades que conforman dichos gobiernos, pues la democracia, a pesar de ser uno de los ejercicios de participación ciudadana más saludables para generar desarrollo equilibrado, orden público y bien común entre la población de una nación, también cuenta con claroscuros dignos de análisis.

Es evidente que aunque una nación se jacte de ser democrática, siempre podrán encontrarse controversias respecto al desarrollo del sistema democrático dentro de ella, fraude electoral, elecciones de estado, o abstencionismo entre otros, son aspectos que en muchas ocasiones enturbian el ejercicio democrático de un país.

México no ha sido la excepción respecto a escándalos dentro de su cultura democrática, sin embargo la pasada elección dio muestra de un hartazgo social hacia la forma en que se ejerce el poder por parte de nuestras autoridades y evidenció que la sociedad organizada puede contribuir en beneficio de su comunidad; lo dicho, a la fecha somos mucho pueblo, para tan poco gobierno.

Pero es aquí donde entra un tema de análisis para el presente, principalmente en el Estado de Veracruz, un polémico tema recurrente fue el hecho de que el actual gobernador del Estado, impusiera dentro de su partido a su hijo como candidato a sucederlo en la gubernatura, pero no solo a nivel estatal se suscito esto, la hija de la actual presidenta municipal de Córdoba, fue candidata a diputada local por el distrito con cabecera en ese municipio.

El análisis no debe centrarse exclusivamente en la aspiración política de estos personajes, lo cual resulta constitucionalmente legítimo según nuestro sistema jurídico actual, sino que debemos ir más allá, partiendo de la derrota electoral de ambos personajes, se puede interpretar que la sociedad repudia el hecho de que los gobernantes en funciones pretendan “heredar” cargos a sus descendientes.

¿Debería reformarse la Constitución Política Federal, y las leyes correspondientes, para impedir que los familiares de autoridades públicas en funciones compitan por un cargo de elección popular para sucederlos? Sin duda la simple pregunta requiere muchas reflexiones, pues aunque parezcan lo mismo, los ejemplos planteados anteriormente no lo son, pues si bien es cierto en el caso de la candidata a diputada local no buscaba reemplazar a su mamá como presidenta municipal, resulta cuestionable el posible uso incorrecto del cargo como presidenta municipal para favorecer a su hija.

Fue evidente, la sociedad civil repudia la “herencia” de cargos públicos, y más aún cuando estos se pretenden realizar por personas que no han cubierto las expectativas ciudadanas por las que fueron electas, es muy claro, la sociedad civil ya despertó y quiere participar…

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Jorge Francisco Vélez Bautista

Licenciado en derecho, Maestro en derecho contractual, notarial y registral, y Doctor en Ciencias Políticas. Promotor de los derechos del adulto en la Delegación Regional de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Federal.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s