Experiencias Perajianas

Por Jean Marie

 

He explicado tantas veces lo que es Peraj a mis compañeros y amigos de la universidad, que ya hasta me lo sé de memoria: “UV-Peraj es un programa de mentoría en el que un estudiante universitario se convierte en el tutor de un niño de 5° ó 6° año de primaria, con la finalidad de cambiar la visión de su mundo”. Esta explicación nace a partir de dos premisas: Primero, yo diciendo “Voy a Peraj” y, segundo, cualquier persona (por no decir estudiantes, académicos, personal administrativo, mi familia y media Xalapa) preguntando “¿Qué es Peraj?”.

Después de dar la definición “Oficial” del programa, cuento diversos aspectos sobre mi experiencia a lo largo de este último ciclo escolar. Así mismo, hay aspectos importantes de ese programa que no toda la gente que me conoce sabe pero que considero importante compartir para que entiendan el propósito por el cual entre a eso y, aún más importante, porque no tire la toalla.

Todo comenzó cuando tenía 9 años y la primaria donde cursaba el 4to grado me canalizo a un programa de la Universidad Veracruzana para ayudar a “Niños problema” en el aspecto escolar y emocional. Obvio NO era Peraj, era otro programa. Sin embargo ese fue mi primer contacto con esa clase de programas de apoyo para chicos en circunstancias un poco problemáticas.

Mi vida escolar y personal ha pasado sin pena ni gloria (bueno, más pena que gloria) y con un perfil ligeramente alto, pero he sobrevivido gracias a que soy inteligente y modesta, o al menos así me considero. Al entrar al primer semestre de la carrera de Derecho ya sabía cuál era mi problema desde hace casi un año: Trastorno Afectivo Orgánico, y supe manejarme por mucho tiempo… Hasta que llegue a tercer semestre.

Viví circunstancias, relaciones y actitudes desmotivadoras e inclusive dañinas que me llevaron a perder el avance que me costó años trabajar junto con mi mamá y otros seres queridos, así que un día me topé con Peraj: leía el cartel del programa en medio de una crisis emocional severa. Como buena curiosa que soy fui a pedir informes a la oficina de Vinculación de la Universidad Veracruzana que es la que se encarga del programa en el estado de Veracruz: Un chico llamado Antonio, que en ese entonces laboraba como encargado de las evaluaciones a los candidatos que aspiraban a entrar al programa me proporciono lo que necesitaba.

learning-1782430_1920.jpg

 

Me movió tanto la idea de poder ayudar a un infante que sin pensarlo dos veces realice en trámite de selección; No solo por el afán de ayudar o para tener una mejor comunicación con los menores de edad (de la cual carecía), sino porque en el fondo, muy en el fondo de mi corazón, me proyecte: recordé todos los problemas internos y externos que tuve desde que era una niña y que fueron expuestos a raíz de la crisis que vivía en ese momento. Es como ser enterrado vivo: el sentimiento no se oye, sin embargo dentro de ti grita desesperadamente por salir a tierra firme.

Llego la etapa de capacitación: éramos 13 tutores, hombres y mujeres, de carreras con enfoque técnico, logístico o teórico. No solo era la única que estudiaba Derecho sino que también era la más pequeña de todo el programa con 19 años de edad cuando la mayoría estaba en un régimen de 22 a 25 años, con excepción de un chico que tenía 30 y los coordinadores que rondan esa misma edad. También la mayoría estaba por cuestiones de Servicio Social (La mejor decisión de sus vidas queridos compañeros), solo dos estábamos en calidad de voluntarios.

Debo reconocer que, aunque me lleve bien con la mayoría y hay respeto mutuo, no pude cosechar una amistad entre iguales como me hubiera gustado: los niños lo hicieron con sus compañeros de salón y entre tutores que comparten rasgos de edad, carrera, etc. Tal vez se deba a la cuestión de que mi edad y mi profesión no van del todo acorde al enfoque del programa, además de que mi personalidad llega a ser un poco extrovertida e imprudente, casi como la de un niño.

Anita llego a mi vida en Noviembre del 2016, tuve que trabajar y conocer sus necesidades sobre la marcha debido a que ella entro de manera extemporánea al programa y por lo tanto no tuvimos ese proceso de conocimiento en grupo o binas. Admito que me costó trabajo saber qué es lo que le gusta y como trabajar con ella esos aspectos que necesita reforzar ¡Jamás había hecho una carta descriptiva en mi vida!, sin embargo, la paciencia de la coordinadora de sede conmigo fue infinita aunque en alguna ocasión si hemos querido gritarnos de cosas.

Anita era de complexión delgada, estatura promedio, de cabello largo a veces despeinado por los juegos. Rara vez venía con el uniforme y siempre iba aseada o preparada para ello (Solía traer consigo un peine y cepillo de dientes). Proviene de una familia tradicional, desconociendo el tiempo exacto que lleva desintegrada. Solo conocí a su mamá que trabaja como enfermera, es una mujer que vela por el bienestar de su hija, por eso Anita es tan educada, aseada y cooperativa con los demás.

A primera vista es una niña muy hiperactiva y extrovertida, sin embargo, al trabajar con ella me percato de más detalles con respecto a su manera de ser: En el aspecto emocional es alegre, un poco sarcástica y reservada en lo que se refiere a su vida privada. Afectivamente no muestra otra emoción que no sea felicidad o seriedad y, aunque no reciba afecto en casa por la jornada de su madre, sabe que cuenta con el amor de ella y anhela más afecto por los que ella quiere. Socialmente ella es muy participativa y colabora en actividades de diadas y grupales, tiene (o tenia, actualmente están en 1ro de secundaria) una relación más estrecha con “Mayito” y “Memo”, compañeros de escuela y sede. Así mismo se llevaba bien con dos de las tutoras (aparte de mi) de nombre Dinah y Pao.

En el ámbito de la salud, se encuentra bien, aunque llego a tener complicaciones visuales que dificultaba su rendimiento escolar. Por parte de la comunicación: Anita no solía dar respuestas detalladas: se limita a contestar “si” o “no” con su toque de carisma, debía hacerle hincapié en que me diera una respuesta más explícita. Ahora cuenta un poco más de detalles, no fue el avance que esperaba pero logre mi cometido.

Ella adora las matemáticas y el anime InuYasha, le daba flojera las materias teóricas o de mucha lectura, de la cultura general ni se diga: No le llamaba la atención, es más, podía llegar a aburrirle, aunque si capta información sobre cultura general.

Sin el programa, Anita habría sobrevivido a la escuela dado que es inteligente, lucida en sus planes a futuro, sociable y sobretodo bien cuidada por su madre. En efecto: Muchas veces me llegue a sentir frustrada, no solo porque a veces no sabía cómo enseñarle las cosas, sino tampoco sabía cómo ayudarla, es más, ¡Ni siquiera podía deducir cuál era su problema!; Pero le agradezco a Dios y a la UV que me la haya puesto en mi camino.

Deje de sentirme inútil en el programa cuando por fin pude percatarme de su problema escolar: astigmatismo, y recibir el apoyo de su mamá para tratar de resolver ese problema. También cuando logre que se interesara por leer un libro de leyendas mexicanas o cuando conseguí que se aprendiera el sistema de castas novohispano de una manera lúdica. Y sobre todo, cuando empezó a abrazarme sinceramente.

Pero UV Peraj no se queda atrás, ellos también me sacaron a relucir un potencial que nunca había sacado a la luz: el de poder dar a conocer esta causa y relacionarla en los ámbitos de mi profesión, porque para ser honestos: me enamore de esta causa. Me toco organizar dos eventos en la Facultad de Derecho de la UV sobre el Derecho de Menores y los Derechos Humanos que tienen los niños. Aunque la repercusión no fue la que deseaba, logre tener el apoyo de alumnos, maestros e inclusive el secretario académico de mi facultad; todos ellos creen en este proyecto y están dispuestos a ayudarnos.

Una vez, el jefe de Vinculación Comunitaria le dijo a la directora general de Vinculación de la UV que yo estaba realizando un buen trabajo haciendo difusión y buscando apoyo en una facultad que no tenía conocimiento del programa. Ese día supe que algo estaba haciendo bien.

Me considero mitad tutor, mitad amig@ debido a que, en primer lugar, cumplía con ambos estándares: Una universitaria que vivía la misma década de edad que los amig@s; segundo, los niños me veían como figura de autoridad y los tutores como alguien que tiene menos diferencia de edad con los niños. Tercero, me pase noches en vela tratando de buscar una manera de dar información y cosas útiles para la vida de Anita y a su vez, ella me hizo darme cuenta de la capacidad que tengo para afrontar nuevos retos y todo de lo que soy capaz de hacer por defender una causa como lo es Peraj, algo que me era recompensado cuando de sorpresa llegaba a abrazarme.

Este ensayo es el resultado de planificaciones que ni sabía que existían o como se realizaban, de actividades que nunca pensé que llegaría a hacer, muchas crisis dentro y fuera de UV Peraj, y motivación por dejar huella en la vida de alguien que deseo de todo corazón que sea alguien importante en la vida de sus semejantes y, a su vez, no quiero que cometa errores o se sienta impotente, así como yo me sentía a su edad.

Anita: Me hubiese gustado ser como tú a tú edad, tal vez no me habría ido tan mal. Se supone que yo debía enseñarte a ti cuando en realidad fue al revés: a veces siento que no te ayude lo suficiente y en cambio tú me ayudaste a mí a enfrentar esas crisis de las que nunca te comente, No me queda más que agradecerte. Te deseo una vida sana, integral, llena de amor; Anhelo que sigas inspirando a tu alrededor y que nunca permitas que apaguen tu chispa.

Dedicado a todos aquellos que conforman o conformaron Peraj

 

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Angélica Nallely Ceballos Galeana, estudiante de la Licenciatura en Derecho en la Universidad Veracruzana y de la Carrera Técnica en Informática por el Colegio Profesional de Computo S.C. Gustosa de la lectura, la escritura y todo aquello con lo que se pueda expresar ideas, Abierta a nuevos conocimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s