Los mexicanos en el derrumbe

Por Mario Chávez Suarez 

(30/09/17) A los que se entregaron en cuerpo y alma. A los que sin importan nada participaron y se sumaron. A los valientes mexicanos que salieron y multiplicaron la esperanza, la fe y sobre todo la voluntad. A esos hombres y mujeres que se unieron ayer, hoy y mañana. A esos mexicanos que sintieron los colores y a la patria.

La memoria histórica no se pierde, no se oculta, no se guarda. Los mexicanos sabemos de devastación. La memoria está ahí, debajo de los escombros, en cada bombero, en cada voluntario, en cada pilar, muro, varilla, edificio. En cada catástrofe natural que azota a la nación. El pasado 7 y 19 de Septiembre, quedará marcado en el recuerdo. Lo que hace 32 años se había vivido, ayer se recordó. Oaxaca aplastado, la CDMX devastada, Puebla con temor y Morelos con pavor.

temblor.jpg

Bastaron solo segundos y algunos minutos, para que realmente nos diéramos cuenta de lo que estamos hechos. Hechos de un polvo cósmico: unidad. Hechos de una garra de nuestros ancestros: solidaridad. Hechos del ayer y del hoy.

Bastaron unos cuantos minutos para que se dieran cuenta de lo que los jóvenes podemos hacer. Bastaron unos minutos para que la apatía, la pereza, y el desinterés desapareciera. Bastaron las redes sociales para darnos cuenta una vez más de lo que vivía el país.

Con manos y no con marros, nos solidarizamos. Sustituimos la inteligencia por la tenacidad para rescatar a quienes estaban bajo escombros. Para callar y poder oír. Para no dejar que el país se inmovilizara.

Los jóvenes fuimos tomando lo que muchos querían; la iniciativa y la responsabilidad. Los jóvenes no solo tomaron la CDMX (citando a Fernando Balaunzarán), sino también tomamos gran parte del país sumándonos, proponiendo, e incentivando a que se hiciera algo para los que de verdad lo necesitan. Nos sumaron a las campañas para buscar a los niños del Colegio Rébsamen. Nos sumamos a donar víveres, a ser voluntarios en centros de acopio, a salir y recaudar víveres. Nos sumamos a mover piedras, varillas, cubetas, carros. Nos sumamos con la voluntad, la energía, la entrega. Nos sumamos a ayudar, a aportar. Dejamos de twittear, de publicar en Facebook lo que pensamos y lo hicimos. Ligamos la palabra a la acción.

Los movimos ha mover.

La verdadera sociedad se unió. La demostración de unidad está marcada y demostrada. Superamos a los inactivos, a los que se hicieron sordos, a los que no quisieron ver la realidad.

Ayer se demostró que ninguna discapacidad es física, sino mental. Esos voluntarios heroicos que en sillas de ruedas, en muletas, sin prótesis acudieron a ayudar, son los que ponen el ejemplo una vez más.

Escarbamos para buscar sin saber que nos estábamos encontrando.

Los anónimos salieron. El amor imperó.

Los jóvenes, en nuestro actuar y en nuestra iniciativa, dejaremos constancia de lo mucho que podemos hacer. Acá está la prueba de que somos tenaces, capaces y responsables.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Estudio actualmente la Preparatoria en la ciudad de Xalapa, Enríquez; Veracruz. Tengo la edad de 17 años. Curso actualmente un diplomado de Oratoria en la Escuela Superior de Oratoria en la misma ciudad.

Twitter: @chavezsuarezma1

Facebook: https://www.facebook.com/mario.chavezsuarez.3

Instragram: @SoyChávez o @mariochave_

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s