Olvidemos Caracas, empecemos por casa

Themis y Deucalión
Por Luis Miguel Rodríguez Alemán

A muchos nos asusta mucho el fantasma del populismo –mentiría si dijera que a todos– . La idea de vivir en un país donde de la noche a la mañana tu moneda puede perder todo su valor, donde la crisis hace imposible satisfacer las necesidades básicas de consumo, donde seas perseguido por tus opiniones políticas, donde se censure a quienes critican al régimen o donde la democracia simplemente es una ilusión, sin duda causa temor.

A muchos nos asusta lo que se vive en estos días en Venezuela, y aunque para muchos defensores del régimen la prensa internacional exagera ciertos detalles, lo que sucede con su economía es simplemente innegable; solamente para este año 2017, el Banco Mundial estima que mientras el promedio de crecimiento de las economías de América Latina será de 1.5%, la de Venezuela se contraerá en -3.1%.

Y hoy, infundados por ese temor y preocupación de lo que sucede en Venezuela, muchos países –incluido el nuestro– alzan la voz en la asamblea General de la OEA y exigen soluciones a la situación que impera en ese país.

Pero nuestros gobernantes se han olvidado de una cosa fundamental, mientras ellos tienen sus ojos puestos en lo que sucede en el extranjero, los mexicanos estamos más preocupados por lo que sucede en casa.

Olvidemonos de Caracas por un momento –y ojo esto no significa que sea un defensor del régimen de Maduro–, pero lo que sucede en México también causa mucho temor, y para tener el valor moral como Gobierno para salir a hablar al extranjero de orden, progreso, democracia y paz social, debemos primero empezar por lograrla en casa.

Nos hacemos los sorprendidos ante un régimen que persigue y atenta contra opositores, pero nos hemos vuelto sordos ante los asesinatos de periodistas en el país. *Solamente de 2000 a la fecha, ARTICLE 19 ha documentado el asesinato de 106 periodistas en México, en posible relación con su labor periodística*. Somos el país más peligroso para ejercer la labor de comunicación, ejercicio fundamental en la consolidación de cualquier régimen que se jacte de ser democrático.

Periodistas-Asesinados
Fuente: articulo19.org

Y ojo, este problema no ha sido exclusivo de este sexenio (33 periodistas asesinados de 2012 a la fecha). De hecho el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa fue el más letal para los periodistas, documentando 48 asesinatos durante su administración. Y aunque muchos de esos crímenes no son directamente atribuibles al estado o a los gobernantes, la realidad es que el país padece una grave crisis en la defensa de la libertad de expresión.

La impunidad ha provocado que estos ataques contra el periodismo sucedan, y la cotidianidad con la que suceden desapariciones o ejecuciones en nuestro país nos ha vuelto insensibles ante la preocupante crisis de derechos humanos que vivimos en México.

/“Bueno pero por lo menos no estamos como Venezuela…”/. Esa afirmación no puede ser consuelo ni justificación, y menos cuando en ciertos indicadores estamos mucho peor que ellos. Y aunque es cierto que nuestra economía es mucho más robusta y estable, también es cierto que México es un país donde todos los días se atenta contra las libertades, y eso más que preocuparnos debería ocuparnos.

Nuestro país no puede voltear hacia afuera e ignorar lo que sucede dentro, aquí en casa tenemos una agenda pendiente de temas que reclaman de nuestra total atención. Empecemos por casa y después cambiemos el mundo.

Por lo pronto, en plena Asamblea General de la OEA que tuvo su sede este año en nuestro país, el propio Secretario General del organismo, Luis Almagro, manifestó su preocupación sobre los pasadas elecciones estatales y manifestó la intención de enviar una misión de observadores electorales para los comicios de 2018.

Si queremos evitar convertirnos algún día, en una peor versión del México autoritario –un México que ya padecimos y que hoy vemos reflejado en Venezuela– podemos comenzar fortaleciendo nuestra democracia.  Una electorado participativo, bien informado y honesto hace menos probable la comisión de delitos que pretendan vulnerar nuestra democracia.

En pocas palabras, si queremos un país más justo, libre y democrático, hagamos uso responsable de las herramientas que tenemos, e impulsemos juntos una agenda de transformación verdadera.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, fundador de plumasprogresistas.com, Presidente Estatal de la Agrupación Política Nacional Ala Progresista en Veracruz.

Facebook: facebook.com/lmaleman – Twitter: @RodrguezAleman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s