¿Porqué ganó ese candidato? O la democracia de “los mismos”

Themis y Deucalión
Por Luis Miguel Rodríguez Alemán

¿Cómo es posible que haya ganado ese candidato(a)? ¿Porque hay gente que sigue votando por ese partido? Durante esta última elección, ¿te hiciste estas preguntas?

Pues todo esto tiene una explicación, y tiene mucho que ver con las reglas del juego.

Y para explicarlo habría que responder una pregunta sencilla: ¿Cada voto vale lo mismo?

Se ha preguntado alguna vez esto. ¿Le cuesta lo mismo al PRI o al PAN generar un voto, de lo que le cuesta a algún candidato independiente o de un partido chico?

¿Generar un voto? Si, los votos se generan, ese pequeño pero trascendental acto democrático no sucede por generación espontánea, se generan, y generarlos cuesta y cuesta mucho dinero.

Vayamos por partes. Para generar un voto primero se debe recurrir a una campaña, y una campaña podríamos dividirla en tres etapas:

Primera, convencer a la gente que vote por ti. Segunda una vez convencidos asegurarse que salgan a votar –de nada habrá servido convencerlos si no salen y votan– y la tercera, cuidar que el voto emitido valga, que sea contado de manera correcta y respetado.

Se deben cumplir estás tres etapas para poder generar un voto, y cada una de ellas cuesta mucho dinero.

Y aquí es donde comienza lo injusto y desigual de nuestra democracia. Durante la primera etapa, –la del convencimiento– a los partidos grandes les resulta relativamente fácil tareas como; imprimir su propaganda, contratar expertos en marketing, acceder al mayor número de tiempos oficiales para su promoción, entre otras cosas necesarias para dar a conocer a sus candidatos al electorado, mientras que para los candidatos independientes o partidos chicos esta etapa resulta ser una verdadera hazaña por lo limitado de los recursos.

¿Pero los topes de campaña son los mismos? Aunque viviéramos en ese mundo ideal donde los topes realmente se respetarán, aún así el financiamiento público no es igual entre todos los partidos, porque mientras a unos se les asignarán 10 pesos, otros tendrán suerte de tener 1 peso para gastar.

Anger

Y aquí podríamos comenzar fácilmente a argumentar que esos partidos no deberían existir, que sólo consumen recursos públicos y que no sirven para nada. Y yo pensaba así, antes, pero si existieran solo dos partidos o tres, el monopolio de la democracia estaría en sus manos, y solo aquellos cercanos a la cúpula podrían acceder al poder, ¿y los ciudadanos?. Las candidaturas independientes y los llamados partidos chicos por su necesidad de votos han abierto el abanico a candidatos que podrían bien cumplir el perfil de ciudadanos, permitiéndonos tener una baraja más amplia a la hora de elegir a nuestros gobernantes.

¿Y como es que nunca me he enterado de estos? Pues precisamente ese es el problema, lo desigual de nuestra democracia ha provocado que solo los partidos con grandes estructuras y recursos económicos puedan dar a conocer plenamente a sus candidatos, provocando que el electorado, –de por sí apático– conozca sólo 2 o 3 opciones como mucho, debiendo elegir entre el “menos peor” o de plano la abstención.

Lo mismo sucede en la segunda etapa. ¿Ya los convenciste? ¿Ahora como te aseguras que salgan y voten? La ley es muy clara al respecto, movilizar personas el día de la elección es un delito, pero quienes cuentan con el recurso lo hacen y lo hacen muy bien.

Pero digamos que lograste vencer estas etapas y obtuviste una copiosa votación, ¿sabes lo que le cuesta a los partidos defender su voto desde la casilla misma?

Cada partido tiene derecho a postular un representante de casilla que será el encargado de cuidar, junto con los funcionarios de la misma, cada etapa de la votación, hasta el escrutinio y cómputo, ósea el conteo de los votos. A pues fácil ¿no?. Pues no, porque hacerlo no es tan sencillo como decirlo. Primero tienes como partido que encontrar voluntarios que quieran dedicarle un día entero a cuidar tu voto, una vez identificados, capacitarlos, dotarlos con el material necesario, y el día de la elección asegurarte que lleguen a sus casillas, y mínimo darles una o dos comidas.

Pues esta etapa también cuesta mucho dinero, y para ponerlo en términos prácticos, difícilmente encontrarás quien se aviente la tarea “voluntariamente” de cuidar tu voto. Mientras los partidos grandes pagan una “gratificación” por tal labor.

Una vez concluido este pequeño análisis podemos afirmar que la democracia es una contienda bastante desigual, y la apatía de nosotros, el electorado, ha ayudado a seguir fomentando esta democracia de “unos cuantos”

Entonces ¿todo está perdido? Pues no, mientras las reglas del juego no se corrijan, los ciudadanos podemos hacer mucho para tratar de equilibrar la balanza.

Investiguemos cosas tan sencillas, como por ejemplo: ¿quiénes son TODOS los candidatos? ¿Y qué proponen? Prestemos más atención a los debates y menos a la guerra sucia. Los debates son de las pocas etapas del proceso donde los candidatos compiten en igualdad de circunstancias.

Mientras las reglas del juego no cambien, está en nosotros ayudar a democratizar la democracia, por absurdo que esto suene. No votes con el hígado, no le des tu voto a un partido simplemente por afectar a otro; no votes por el que más conozcas o del que más hayas escuchado, y por favor, no votes por resignación, argumentando “pues siempre ganan los mismos”….

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, fundador de plumasprogresistas.com, Presidente Estatal de la Agrupación Política Nacional Ala Progresista en Veracruz.

Facebook: facebook.com/lmaleman – Twitter: @RodrguezAleman

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s