Yo tengo un sueño.

Alea lacta est

Por Raul Rodríguez Brito

“Este no es el momento de tener el lujo de enfriarse o de tomar tranquilizantes de gradualismo. Ahora es el momento de hacer realidad las promesas de democracia. Ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación hacia el camino soleado de la justicia racial. Ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios. Ahora es el momento de sacar a nuestro país de las arenas movedizas de la injusticia racial hacia la roca sólida de la hermandad” – Martin Luther King

Han pasado únicamente veinte días desde que inició el año y ha habido una gran cantidad de sucesos que sin duda alguna, marcarán el futuro próximo de nuestro país, gasolinazo, saqueos, protestas, balacera en Playa del Carmen, balacera en Cancún, balacera en Monterrey, extradición del “Chapo”, toma de protesta de Donald Trump, y lo que falta…

Pero esto no es nada nuevo, desde hace cientos de años hemos sido víctimas de saqueos, represión, guerra y muchas cosas más, que lamentablemente nos han quitado lo grande de nuestro país. México siempre se ha caracterizado por salir avante ante muchas malas situaciones, siempre luchando contra las adversidades. La conquista, la guerra de los pasteles, la cesión del territorio nacional a los Estados Unidos, el terremoto del 85, el “halconazo”, el 2 de octubre y muchas más, y reitero, siempre hemos salido adelante y en esta ocasión no será la excepción.

Durante la campaña del ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump tenía un lema, “hagamos a América grande de nuevo”, lema que dicho sea de paso, deberíamos adoptar y adaptarlo a nuestro país, “hagamos a México grande de nuevo”.

Cabe recordar aquellos tiempos con el gran Antonio López de Santa Anna en que nuestro México era una potencia, en aquél momento militar, de mucho orden y sobre todo, tranquilidad. O posteriormente, la época dorada de nuestro país, aquellos gloriosos 35 años, de 1876 a 1880 y de 1884 a 1911, en que fuera presidente el magnífico Porfirio Díaz, que, a pesar de las cosas malas que se pueden hablar de este gobernante, es más lo bueno que nos dejó. Orden, progreso, tranquilidad, paz social, crecimiento económico, trabajo, industria, etc.

Al igual que Martin Luther King, Don Porfirio Díaz tenía un sueño… Soñaba con hacer grande a México. Soñaba con ser una potencia mundial, un país primermundista. Él soñaba en grande, sin embargo ese sueño, con el paso de los años y de nuestros y nuestras gobernantes, lamentablemente se ha ido quebrantando y poco a poco se ha ido olvidando.

Este día, yo les digo que también tengo un sueño.

Sueño con ver a México regresar a su grandeza. Sueño con un México sano, progresista, ordenado, tranquilo, pacífico. Sueño con un México con gobernantes justos y honestos. Con una democracia bien aplicada. Con n México sin homofobia, sin discriminación a las personas con alguna discapacidad. Sin discriminación a las personas habitantes de las regiones étnicas. Sin discriminación hacia personas de otra religión, otro color de piel…

Sueños un tanto guajiros, pero quizá solo sean así en mi cabeza, ya que estos, son sueños que con la unión de todos y todas quienes habitamos en este país se pueden hacer realidad, tal y como lo decía Walt Disney.

1.jpg

¿Qué estamos esperando para cambiar las cosas? ¿Que cambie el gobierno? ¿Que baje el precio del dólar? ¿El precio de la gasolina? No mi estimado lector, mi estimada lectora, no podemos esperar más. Nos estamos por enfrentar a grandes retos con el nuevo presidente de EE.UU., retos económicos, laborales, económicos, estamos por enfrentarnos con las protestas venideras, nos enfrentamos a la inseguridad en nuestro estado y/o en nuestro país, sin embargo es momento de un cambio radical.

México tiene todo para regresar a ser lo que era. Tiene todo para ser una potencia mundial, para ponérsele al “tú por tú” a cualquier país del mundo, lo único que le hace falta a nuestro país, pero más que nada a la ciudadanía mexicana, es creérselo.

Vivimos en un mundo inmerso en la tecnología como nuestra principal herramienta para buscar y lograr el cambio. Vivimos un mundo en el que existen diversas alternativas para conseguir las cosas y no únicamente la forma tradicional así como pasaba con nuestros antepasados.

Tanto se ha hablado y se seguirá hablando de las generaciones del futuro, y las generaciones del cambio, pero tal y como lo digo Barack Obama durante uno de sus discursos, “el cambio no va a llegar si esperas que una persona o el tiempo llegue. Nosotros somos el cambio que estamos buscando”, y ¿saben qué? ¡YA ES EL FUTURO DEL QUE NOS HABLABAN, YA ES HORA DE UN CAMBIO!

Nosotros, principalmente los y las millennials somos la generación del cambio, somos quienes a partir de ahora debemos comenzar a tomar las riendas de nuestro país.

Les repito, yo tengo un sueño… Sueño con que podamos hacer a México grande de nuevo.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño

Twitter: @rarodbrito

Anuncios

Un comentario en “Yo tengo un sueño.

  1. Pingback: Yo tengo un sueño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s