El materialismo mexicano

Por Mario David Ramírez Arcos.

 

Un día cualquiera, una plaza cualquiera, una persona cualquiera, puede adquirir hasta 10 tarjetas de crédito sin mayor problema – por decir un número al mero tanteo-, únicamente una identificación oficial y muchas ganas de aparentar ganar lo que no ganas – por supuesto que no mencionarás lo mismo para tu beca del Conacyt o PRONABES-. ¿Desde cuándo se volvió tan sencillo obtener una tarjeta?, antes para obtener un crédito bancario necesitabas avales, propiedades y un sinfín de requisitos, entonces valoraban la posibilidad de otorgarte una modesta línea de crédito. Basta con visitar una plaza para darse cuenta de que el país no está en crisis después de ver el desfile de bolsas departamentales paseándose como si las grandes marcas hubiesen decidido rematar sus productos por exceso de inventario. La mejor cura para la crisis es ir de compras, tal parece que todos se olvidan de la realidad – o al menos eso sería lo más lógico-. Hace unos meses todos parecían quejarse del apagón analógico, ahora hasta la casa de lámina más pequeña tiene una “Curve Full HD” y un mejor estéreo que el tuyo, es entonces cuando decides replantear la idea de conseguir un nuevo utensilio para ver la final de Master Chef.

Te preocupas más por tener el último iPhone que por replantear tus finanzas personales ¡Al diablo el ahorro, sí me alcanza!, finalmente todos merecemos darnos esos lujos de vez en cuando. Las marcas de celulares crean los dispositivos a manera de que su tiempo de vida no supere los dos años, o acaso después de tanta tecnología desarrollada ¿crees que son incapaces de crear un celular al que le dure decentemente la batería?, parece ser más negocio rentar horas de carga para dispositivos que vender periódicos impresos, ¿desde cuándo te importa más la batería de tu celular que admirar el paisaje? ¿cuándo se perdió el interés por mirar a los ojos a la persona que tienes al lado?

shopping-1761230_1920

Parece que todos se preocupan más por su vida en las redes sociales que por disfrutar el momento, pasamos más tiempo tratando de mostrar la sonrisa perfecta que gozando de la presencia de nuestros amigos. Por más que lo neguemos, vivimos de la opinión de los demás, tratar de sentirnos importantes, nada me pasa o todo me pasa, necesitamos que nos digan lo que queremos oír, pero si alguien opina diferente, arremetemos contra él. Definitivamente los tiempos cambian, pero comenzamos a preocupar más por lo estético que por lo etéreo.

El 2017 no es un año del todo fácil – a menos que decidas irte de compras para olvidar el mal trago-, puedes quedarte ahí sentado esperando que las cosas cambien, el precio del dólar sin duda afecta, expertos estiman que llegue a niveles por encima de los 25 pesos antes de que vuelva a bajar debido a las condiciones internacionales, pero podrás quejarte desde tu iPhone y echarle toda la culpa al gobierno o puedes hacer algo por salir adelante, dejar de preocuparte por lo material, reestructurar tus finanzas, pagar lo que debes, ahorrar e invertir – no necesitas grandes sumas de dinero para poder invertir, opciones hay muchas-, comienza a preocuparte por tu salud y apuesto que te ahorraras 22 pesos de una coca cola retornable, comienza a disfrutar de los pequeños momentos, ve a caminar y convivir con la naturaleza en lugar de tomarte un café en el Starbucks de moda – o un té chai-, comienza un nuevo libro y ocupa menos el celular, tu ortografía lo agradecerá – y los demás también- .

Relájate, disfruta, y preocúpate menos, si tus problemas tienen solución, deja de atormentarte, y si no la tienen, significa que no hay nada que hacer, ya encontraras un nuevo camino, así que deja de atormentarte. Se nos olvida que no somos el centro del universo, los demás no tienen la culpa de tus problemas, relájate, disfruta y preocúpate menos. Coppel no se irá a la quiebra si no compras regalos esta navidad, pasa tiempo de calidad con tu familia, ellos lo agradecerán más – y tu bolsillo también-.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la 1ª Generación de la Escuela Estatal de Cuadros Veracruz, Secretario General Ala Progresista Xalapa APN, Tercer lugar en el maratón regional AFENCA zona sur de conocimientos en el área de Finanzas 2013, Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales (2010-2014) Universidad Euro Hispanamericana (Titulación por promedio), Licenciatura en Contaduría (2010-2014) Universidad Veracruzana, Diplomado “Harvard Manage Mentor provided by Harvard Business Publishing” a través de Delp Univesity de la Secretaría de Economía.

Anuncios

Un comentario en “El materialismo mexicano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s