Las cosas buenas no se cuentan, pero cuentan mucho

Por Raul Rodríguez Brito

”Cuando algo nos desagrada es mucho más fácil criticar y censurar que tratar de comprender el punto de vista del prójimo. Con frecuencia es más fácil encontrar defectos que pronunciar elogios. Es más fácil hablar acerca de lo que uno quiere que de lo que quieren los demás. Y todo es así.” – Dale Carnegie

No mi estimado lector, mi estimada lectora, no es lo que están pensando. Esta no es una columna alabando ni criticando a nuestro presidente. Es una columna simple y sencillamente dedicada a destacar las cosas buenas en nuestro país, las cuales como dijo nuestro presidente, no se cuentan, pero cuentan mucho.

Hay tantas cosas deportivas, tecnológicas, innovadoras, científicas, de salud, etc. y sin embargo se les da muy poca promoción debido a que siempre se habla más de la balacera en tal lado, el robo en otro lado, el secuestro de “fulano”, la muerte de “sultana”, en que si subió el dólar ─y no se menciona nada cuando ya bajó─, que si esto y que lo otro, en fin, muchas cosas malas que opacan las cosas buenas que debemos destacar en nuestro país; pero es que como dicen, siempre es más fácil criticar lo malo que elogiar lo bueno.

No digo que esté mal darle difusión a las cosas malas, al contrario está bien, ya que al fin y al cabo son situaciones que atañen a toda la sociedad, sin embargo, es de suma importancia también denotar lo bueno, dar “las buenas noticias”.

OLIMPIADA DE BIOLOGIA 2016

Una herramienta que ha servido mucho para esto son las redes sociales. Funcionan de manera positiva pero al mismo tiempo de manera negativa. El uso de estas en la mayoría de las ocasiones es para compartir únicamente lo malo, quejarse del gobierno, de la corrupción, la impunidad y muchas cosas malas más; y en menor cantidad de ocasiones, sirven para dar mérito cuando alguna cosa ha sido bien hecha o cuando algún buen suceso ha ocurrido en nuestro estado o país.

Respecto a este punto, tantas cosas hemos podido enterarnos a través de estos medios pero que, sin embargo, no logran la difusión adecuada porque no faltan las típicas personas que dentro de las cosas buenas siempre ven lo malo. Ese pesimismo de alguna u otra manera influye en toda la sociedad y se opaca un momento que puede dar un poco esperanza al futuro nacional.

Día con día, a través de las redes sociales, leo que mexicanas y/o mexicanos ganan o quedan entre los primeros lugares en concursos de distintas ramas a nivel mundial y desgraciadamente, como ya lo dije, estos triunfos se ven opacados por las cosas malas, y el más claro ejemplo es el dólar. Aquél día en que un dólar llegó a costar veinte pesos ─antes del triunfo de Donald Trump─, toda la gente estaba vuelta loca, hablando y hablando pestes, criticando, burlándose, enojándose, sin embargo, en fechas posteriores en que el peso ganó fuerza y bajó el precio del dólar, la gente estaba completamente en silencio.

Lo mismo ha pasado con los logros científicos y tecnológicos que estudiantes mexicanos ─y en muchas ocasiones del estado de Veracruz─ han alcanzado. Y menciono este estado, no por ser veracruzano, sino porque desgraciadamente se están viviendo tiempos difíciles en los cuales y no estaría mal resaltar algunas pequeñas cosas que, dentro de estos tiempos de vergüenza y depresión, dentro de esta época gris repleta de bloqueos, puedan darnos un ligero toque de esperanza, felicidad y sobre todo orgullo.

Algunos y algunas estudiantes hace algunos meses lograron obtener las preseas de oro, plata y bronce en el concurso internacional de robótica. Se han alcanzado una gran cantidad de logros, en ámbitos deportivos, tecnológicos, matemáticos, científicos, innovadores, etc.

Comprendamos que siempre, a pesar de que los tiempos estén grises, habrá algunas cosas que nos pueden llegar a hacer sentir orgullosos de nuestra tierra y es ahí en dónde debemos enfocarnos principalmente. Si bien es cierto, es complicado hacerlo después de la gran cantidad de deudas que deja un gobierno y con muchos sectores lastimados y protestando, recordemos que no todo está perdido. Dicen por ahí que después de la tormenta siempre llega la calma y estoy seguro que nosotros la vamos a encontrar.

No perdamos de vista los logros de los y las jóvenes nacionales, son el futuro, son quienes pueden mejorar a nuestro estado y nuestro país. Dentro de esta tormenta, tomémonos el tiempo de compartir los logros de estos deportistas, de estas científicas, de estos matemáticos, de estas innovadoras, entiendo que es difícil enfocar algo bueno dentro de todo este malestar, pero si no comenzamos ahorita a mencionarlas, ¿entonces cuándo?

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño

Twitter: @rarodbrito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s