Apuntes sobre la Soberanía y la Dignidad del Pueblo de Veracruz

Por Argel Humberto Aguirre García y José Alfredo Gómez Reyes

“Respondiendo la exigencia de un pueblo que clama por un sociedad que honre la dignidad humana y afirme el orgullo y propósito de sus ciudadanos. Comprometidos con enfrentar el doloroso legado del pasado reciente […] declaramos a Kosovo un estado independiente.”

Declaración de independencia de Kosovo, 1998.

 

Durante el siglo XVIII, XIX, XX y durante el corto recorrido que llevamos del siglo XXI, han existido numerosos casos en los cuales diversos estados han proclamado su independencia. En algunas ocasiones, dichas proclamaciones han traído como consecuencia la creación de nuevas naciones, progreso y seguridad, en otras no. En algunos casos la independencia de un pueblo se ha logrado por la vía pácifica, en otras, la aplastante reacción de los gobiernos centrales a ocasionado un baño de sangre que nunca termina de ahogar el sueño de independiencia. Pero, ¿es legal que un estado se independice? Todos sabemos la realidad que vive hoy día el estado de Veracruz, el saqueo sin presedentes de las arcas públicas a colapsado las instituciones: sistema de salud, sistema de seguridad social, servicios básicos, infraestructura y hasta la seguridad pública se encuentran comprometidos por la falta de recursos económicos. El Estado sólo existe formalmente en Veracruz, pues materialmente los ciudadanos vivimos en un esado salvaje y natural, en el que la democracia, el estado de bienestar y el derecho, son un sueño. Bajo este panorama, ante una situación de ingobernabilidad, falta de soluciones y el peligro de un estallido social, debemos preguntarnos; ¿es posible que el Pueblo de Veracruz se independice de la federación? Y de ser posible ¿cómo podría lograrse?.

Estas y otras preguntas han inspirado este texto, que más que ser un llamado a la secesión, invita a todos los veracruzanos y al gobierno entrante, encabezado por Miguel Ángel Yunes Linares, a reflexionar sobre la pertinencia y conveniencia de renegociar el pacto federal para reinvidicar la dignidad que nos ha sido arrebatada en doce años de atropellos. Pocas cosas le quedan por perder al Pueblo de Veracruz, pero aún tenemos el poder de decidir si permanecemos o no atados a una federación indolente y complice del infierno en el que se ha transformado la vida de nuestro pueblo. México empezó en Veracruz, pero Veracruz es de los veracruzanos.

¿Existe un derecho de los Pueblos a independizarse?

El marco jurídico internacional no ofrece una respuesta terminante sobre este tema, nos otorga a los Estados un derecho general para separarse de su Estado primigeneo, pero tampoco lo prohíbe. Sin embargo, en la teoría y en la práctica dos principios fundamentales se han venido enfrentado durante más de dos siglos: el principio de integridad territorial y el de auto-determinación de los pueblos.

Algunos tratadistas sostienen que la secesión conlleva una violación al principio de integridad territorial del Estado primigeneo al desmembrar su territorio, sin embargo, otros afirman que dicho principio únicamente salvaguarda el territorio en contra de amenazas externas, pero no regula los asuntos internos como la secesión, que en última instancia suponen una voluntad popular bajo el principio de auto-determinación. Y es que si bien, algunos otros tratadistas mencionan que el principio de auto-degerminación sólo es aplicable en un contexto de descolonización, lo cierto es que existen posturas que apuntan a que el derecho a la auto-determinación faculta a las personas que se encuentran sujetas a condiciones denigrantes de existencia a buscar una solución a través de la secesión.

En este sentido, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, establecen que:

“Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.”

 bandera_del_puerto_de_veracruz

De ahí que se sostenga, que el derecho a la secesión no se extingue con el fin de la colonización, sino que éste acompaña a los pueblos cuando estos son sometidos a persecución o a una violación sistematica de sus derechos humanos, que atenten directamente contra su dignidad humana, por motivo de un abuso del poder parte del Estado primogenio. En esta hipotesis el derecho internacional reconoce el derecho del grupo afectado a separarse del Estado ofensor. En efecto, ya la Liga de Naciones en 1921 a través de una Comisión Especial estableció que la separación de una minoría de personas de un Estado primogenio, puede considerarse como una solución de último recurso cuando el estado carezca de la voluntad o el poder para proteger a efectivamente a una población.

En este mismo sentido, la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993, establece una especie de salvaguarda en el segundo párrafo del artículo 2, a favor de los pueblos al establecer que el principio de autodeterminación no implica la posibilidad de afectar la integridad territorial, siempre y cuando dicho Estado esté dotado de un gobierno que represente a la totalidad del pueblo perteneciente a un territorio, sin distinción alguna.

En este orden de ideas, surgen dos preguntas fundamentales ¿sufrimos los veracruzanos una violación sistematica de nuestra dignidad humana por la acción u omisión del gobierno federal?, y si ¿el gobierno federal tiene la voluntad y la fuerza para proteger los derechos fundamentales de los veracruzanos?

Con relación a la violación sistemática de la dignidad humana de los veracruzanos, no pretendemos realizar una relación puntual, los veracruzanos conocemos la respuesta. Los gobiernos que por casi doce años se dedicaron a la construcción de una red criminal que afectó la vida de millones de veracruzanos, acabaron con la economía y mancillaron los derechos de todos los sectores de la población: cometieron crimenes de lesa humanidad como la desaparición forzada y el asesinato, acabaron con los presupuestos de salud, educación, vivienda, seguridad pública, infraestructura, desarrollo; endeudaron frivolamente al estado, robaron el dinero de la seguridad social, extrajeron la riqueza de los sectores productivos, se financiaron con el dinero que le pertenecía a los empresarios, y han dejado un estado quebrado e ingobernable. ¿Qué culpa tiene el Pueblo de Veracruz? Por muy optimistas que podamos ser, lo cierto es que repatriar y recuperar el dinero robado de las arcas públicas llevará años. ¿De qué nos sirve a los veracruzanos hacernos con edificios en Miami, casas en Madrid, ranchos en Valle de Bravo si morimos de hambre, por falta de medicinas o en manos de ira y desesperación de otro veracruzano? Creemos que el colapso instituional de Veracruz, en si mismo, es una violación masiva de los derechos fundamentales del Pueblo de Veracruz. Porque lo que paso aquí, no fue un desastre natural, fue un robo descomunal que pudo haberse evitado, pero nadie los paró.

En cuanto a la voluntad por parte del gobierno federal de proteger los derechos fundamentales de los veracruzanos, debemos considerar que:

  • El desvío de fondos federales por parte del Gobierno de Javier Duarte de Ochoa fue aceptado y tolerado por el Gobierno Federal de Felipe Calderón y por la administración de Enrique Peña Nieto. Ya en 2011 bajo el Decreto Número 289 publicado en la Gaceta Oficial del Estado el 05 de agosto del año 2011 el Gobierno de Javier Duarte decidió reestructurar doce mil seiscientos millones de pesos de deuda pública y contratar nueva deuda por diecisiete mil cuatroientos millones de pesos, para hacer frente a la descomunal deuda heredada por Fidel Herrera Beltrán. Instruyendo en diciembre de ese año el desvio de recursos por parte del Secretario de Finanzas para hacer frente a los gastos de operación del Estado. ¿Cómo fue posible que dos administraciones federales permitieran ese nivel de endeudamiento y desvío institucional? Ya sea por complicidad, omisión o incapacidad para salvaguardar el dinero público que en última instancia se traduce en la posibilidad por parte del Estado mexicano de garantizar y respetar los derechos humanos de los veracruanos, el gobierno federal no tuvo la fuerza ni la voluntad de intervenir.
  • Las declaraciones del actual Secretario de Hacienda y Credito Público, a las que se suman otras declaraciones de altos funcionarios federales, que pretenden imponer sobre los veracruanos una responsabildad que no nos corresponde, al tiempo que deslinda al gobierno federal de cualquier responsabilidad por el colapso institucional y social que el robo masivo del dinero público ha ocasionado al estado de Veracruz, es prueba plena de la falta de voluntad y la falta de capacidad para garantizar la plena vigencia y respeto a la dignidad del Pueblo de Veracruz, pues no basta con recordarnos que envíaron el dinero, que han cumplido, pues la obligación del gobierno federal ante el Pueblo de Veracruz no pueden reducirse a programáticas presupuestales.

En este sentido, bastaría agregar que el pueblo de veracruz ha sufrido las consecuencias de doce años de gobiernos criminales, y ahora sufre día a día el colapso institucional y social por falta de recursos. Dichos recursos se traducen, como ya lo apuntamos, en el ejercicio y vigencia de derechos fundamentales como la salud, integridad física y mental, alimentación, vestido, la seguridad, el desarrollo y la vida.

¿Es jurídicamente posible que el pueblo de Veracruz se independice de la federación?,

Como hemos observado, en el derecho internacional público la secesión de un pueblo de su Estado primogénio, no sólo es posible, sino deseable en caso de una violación sistematica de derechos humanos por parte de éste último, que comprometa seriamente el respeto a la dignidad de los habitantes del estado que desea separarse. Ahora bien, a nivel constitucional, Jorge Carpizo nos dice que el federalismo es uno de los ejes rectores en nuestro sistema jurídico-político, y que las distintas relaciones de poder entre las diverssas instituciones del estado mexicano precisan del buen funcionamiento del pacto federal, que en última instancia se materializó en su totalidad en la Constitución de 1917.

Por su parte, Mario de la Cueva, señalan que el sistema federal fue una necesidad, que sirvió para unir lo que se estaba desuniendo. Ya sea que uno sea partidario del pacto federal como un mecanismo de balance y equilibrio de poderes, que busca la optimización de los recursos dentro de un sistema, o se intente ver el pacto federal como un elemento de cohesión entre elementos heterogeneos, lo cierto es que desde el punto de vista jurídico y de conformidad con lo estrictamente establecido en los artículos 39, 40 y 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es posible establecer tres componentes sustanciales que permiten la existencia de la República Mexicana, a saber:

1.- La Soberanía Nacional reside esencialmente en el pueblo.

2.- El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de gobierno.

3.- Es voluntad del pueblo constituirse en una República federal, compuesta por Estados Libres y Soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior.

  1. El Pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión.

Como se puede observar, esta aproximación constitucional no dista mucho del lenguaje utilizado a nivel internacional, en donde de forma expresa la comunidad internacional y el constituyente no dejan lugar a ninguna duda: el poder público emana y se sostiene de la voluntad de pueblo.Lo cual, de ser cierto, implica que más allá de los discursos políticos, el lenguaje demagógico y las construcciones eufemistas, la soberanía reside en el pueblo. En este caso, en el de Veracruz.

¿Qué tendría que hacer el Estado de Veracruz para materializar esa voluntad, cambiar su forma de Gobierno y liberar a su Pueblo de las condiciones impuestas por una federación omisa y abusiva?

Creemos que la repuesta está plasmada en la propia Constitución Federal, que en su artículo 105 fracción I, que establece la posibilidad jurisdiccional de resolver un conflicto entre un Esado y la Federación. Así por conducto de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y mediante una controversia constitucional, la cual debe resolver la decisión soberana del Pueblo de Veracruz de impugnar actos u omisiones por parte de la Federación, que nos agravían. En este caso, la decisión del Gobierno Federal a través de su Secretaría de Hacienda y Crédito Público de no dar a Veracruz una solución a su quiebra financiera.

En efecto, la Ley Reglamentaria de las fracciones I y II del artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 10, señala que las partes en las controversias constitucionales lo serán como actor, la entidad, en este caso Veracruz, y la parte actora el poder u órgano que hubiere emitido el acto que sea objeto de la controversia, en este caso la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El pasado 26 de mayo de 2015 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la Reforma Constitucional en materia de Disciplina Financiera de las entidades federativas y los municipios. Ésta tiene como objetivos: (1) fomentar la disciplina financiera a nivel estatal y municipal, y (2) reducir el costo de financiamiento para los gobiernos estatales y municipales responsables, alineando así los incentivos.

Asimismo, dicha reforma Constitucional autoriza a la Federación para otorgar garantías sobre el crédito de la Nación, permitiendo a los Estados y Municipios acceder a las mejores condiciones de mercado, mediante convenios realizados con el Gobierno Federal, donde se establecerán las medidas necesarias que conduzcan a la sostenibilidad de las finanzas públicas locales.

Hoy es una realidad que el Estado de Veracruz se encuentra en quiebra e incapaz de salir de su problema financiero, y claro y como hecho notorio no es culpa de los veracruzanos que han pagado sus impuestos Federales, Estatales y Municipales, luego entonces no se puede responsabilizar y atentar contra su dignidad y calidad de vida, pues por un lado es respobabilidad de hecho del Gobierno de Veracruz, pero omisión de la Federación por no fiscalizar correctamente y accionar los mecanismos para garantizar el no desvío de recursos del Pueblo de Veracruz. Es decir, la Federación no cumplió con su papel de garante, ni utilizó sus instituciones y mecanismos de control a un nivel razonable, no adoptó como un deber juridico propio, ni utilizó los recursos disponibles para proteger el dinero del Pueblo de Veracruz, que se traduce en los derechos fundamentales del Pueblo de Veracruz.

En ese sentido, consideramos que al ser un pacto o acuerdo entre el Estado o entidad Federativa con la República Mexicana, es viable que el incumplimiento de las obligaciones o violaciones sistemáticas a los derechos y principios consagrados en la propia constitución Federal, activa a favor de una de las partes la posibilidad de separarse. En el caso de Veracruz, al demandar el incumplimiento de las obligaciones de la Federación por conducto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público al no enfrentar el problema financiero, la Suprema Corte de justicia de la Nación deberá de conformidad con el artículo 41 fracción VI de la referida Ley Reglamentaria del artículo 105 constitucional, declarar la válidez de la controversia y en los efectos de su fallo, condenar a la Secretaría de Hacienda por la omisión impugnada de hacer frente a la situación financiera que presenta el Estado de Veracruz, y obligarla a entregar recursos bastos y suficientes para normalizar la vida en el Esado, incluso, si se tienen que comprometer la capacidad crediticia del Gobierno Mexicano.

Ahora bien, una vez probado el incumplimiento de la Federación de sus obligaciones con respecto de las Entidades Federativas, el Estado de Veracruz podría someter su solicitud al Congreso de la Unión con fundamento en el artículo 73 fracción I de la Carta Magna, que expresa la facultad de admitir nuevos Estados a dicho poder Federal,y que interpretada contrario sensu, abre la posibilidad para plantear la intención del Pueblo de Veracruz de no pertenecer más a México, sobre todo ante una causa justa como se probó debidamente en la controversia constitucional. Pues fue la federación quien incumplio el pacto, evadió sus obligaciones fundamentales y vulnero con su omisión los derechos humanos de los veracruzanos de forma masiva y sistemática.

De no obtenerse una respuesta favorable a los intereses del pueblo de Veracruz, dicha decisión por parte de los legisladores Federales, se podrá nuevamente acudir a la controversia constitucional a dirimir el conflicto y a intentar rescatar la dignidad de los Veracruzanos; la Suprema Corte en ese contexto y teniendo en cuenta la primera resolución dictada, se encontrará supeditada a resolver lo justo, pero sobre todo apegada a los principios que rigen su labor, como lo es el de imparcialidad.

En última instancia, ante la omisión o resistencia de la Suprema Corte o del Congreso de la Unión, no deberá olvidarse que al ser un Estado libre y Soberano nuestro Veracruz, que con base a sus artículos 1, 2 y 3 de la Constitución Política del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, la soberanía de la entidad reside en el pueblo y si éste ha decidido no pertenecer a una Federación omisa y desinteresada por su dignidad, el Congreso del Estado puede reformar su máxima ley y determinar no pertenecer más al pacto federal.

Que sirvan estas reflexiones, a apuntar un debate serio y responsable, entre el Pueblo de Veracruz y la Federación. Porque insistimos, México comenzó en Veracruz, pero Veracruz es de los veracruzanos.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos de los autores:

Argel Humberto: Abogado especialista en Operaciones Internacionales de Inversión y Derechos Humanos. Actualmente se desempeña como Director Jurídico en LEHAATSIM INTERNATIONAL CAPITAL. Socio de Aguirre & Montoya. Es profesor invitado de la FAR EASTEARN FEDERAL UNIVERSITY (FEFU) con sede en Vladivostok Rusia dentro del programa de LLM – INTERNATIONAL TRADE AND INVESTMENT LAW. Cuenta con Estudios de especialización en Estados Unidos, Austria, China y Rusia.

José Alfredo: Licenciado y Doctor en Derecho por la Universidad Veracruzana, Maestro en Políticas Públicas por el Colegio de Veracruz, catedrático y conferencista, autor de diversas obras publicadas a nivel nacional e internacional en materia de Derechos Humanos, dentro de las que destaca el libro: Derechos Humanos y Control de convencionalidad para las autoridades en México y el artículo publicado en Colombia el rol del juez en materia de Derechos Humanos, en experiencia laboral ha trabajado en los poderes Judiciales Estatal y Federal.

 

Anuncios

5 comentarios en “Apuntes sobre la Soberanía y la Dignidad del Pueblo de Veracruz

  1. TODO ESTE CONTENIDO, NOS DEMUESTRA QUE VERACRUZ ES UN ESTADO FALLIDO,TODA VEZ QUE EL GOBIERNO NO HA DADO A SUS GOBERNADOS LA SEGURIDAD COMO DEBE SER, Y EL QUEBRANTO PATRIMONIAL AL ERARIO DE NUESTRO PUEBLO.-

    Le gusta a 1 persona

  2. Según la teoría jurídica del Estado Federal, tal división de facultades se ha logrado mediante tres métodos:
     Enumeración de las atribuciones del poder central y las de los estados.
     Fijación de las atribuciones del poder central, de manera que las no especificadas competan a los estados.
     Establecimiento de las atribuciones de los Estados, haciendo que recaigan en el Poder Central las que no les correspondan.
    De acuerdo a la redacción del artículo 124, la constitución federal adoptó el segundo de los métodos enunciados.
    ARTICULO 124. LAS FACULTADES QUE NO ESTÁN EXPRESAMENTE CONCEDIDAS POR ESTA CONSTITUCIÓN A LOS FUNCIONARIOS FEDERALES, SE ENTIENDEN RESERVADAS A LOS ESTADOS O A LA CIUDAD DE MÉXICO, EN LOS ÁMBITOS DE SUS RESPECTIVAS COMPETENCIAS.
    Sin embargo, las contribuciones más importantes que se generan en el país son de recaudación federal; de acuerdo al artículo 73 de la CPEUM, se faculta al Congreso de la Unión para expedir leyes en materia de contribuciones, así como en materia de deuda pública, impone restricciones al comercio a las entidades federativas y tiene facultades para legislar en toda la República acerca de los recursos naturales y áreas estratégicas, dejando a las entidades federativas la participación en el rendimiento de estas contribuciones.
    De esta manera, el estado de Veracruz se encuentra en total abandono respecto a su dificultad de recaudar contribuciones y allegarse de recursos económicos y financieros, para hacer frente a sus problemas graves, y limitándolos de esta manera a tolerar una situación grave de falta de servicios públicos básicos, así como a la transgresión de sus derechos humanos consagrados en el pacto federal. Mismos que cada uno de los servidores públicos de la federación están obligados a salvaguardar y respetar mediante protesta constitucional de su encargo, fundamentada en el artículo 1º de la CPEUM, que establece la obligación de “todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley”.
    En consecuencia, es competencia de la Federación promover, respetar y salvaguardar los derechos humanos consagrados en el pacto federal, generando si es necesario políticas financieras y económicas para resolver la situación de crisis que se vive en la entidad federativa, así como vigilar la administración y el buen uso de los recursos federales. De lo contrario, no estaría cumpliendo con los fines del Estado, de entre ellos, el bien común.

    Le gusta a 1 persona

  3. No puedes usar medios de control de la constitucionalidad (controversia constitucional) contenidos en una constitución a la que pretendes desconocer. Lo ideal seria una votación para desconocer el pacto federal que legítime la salida del estado y el reconocimiento de la comunidad internacional. Ejemplo: Georgia

    Le gusta a 1 persona

  4. Comparto fielmente la postura de abandonar el pacto federal para así constituirnos como una Nación única e independiente. Soy Veracruzano, y sé la clase de potencial que tiene su gente para salir adelante, sé de nuestras inmesurables riquezas naturales y culturales, sé que somos un puerto económico único por su posición geográfica que figura imprescindible para el intercambio comercial con otras naciones.

    En este orden de ideas, puedo prescindir que los Veracruzanos aportamos más económicamente a la Federación, que lo que se le retribuye. He aquí la importancia de realmente empezar a tomar en cuenta su propuesta, ya que resulta muy poco inteligible por parte de las autoridades federales el ser omiso a nuestras necedades mínimas para tener una digna vida digna y democrática, siendo nuestro Estado pieza fundamental para la economía mexicana.

    Si bien es cierto este mismo pueblo eligió a nuestros gobernantes que nos defraudaron y saquearon rotundamente, también lo es que la federación más allá de ser simple testigo, ha fungido un papel sumamente pasivo a las arbitrariedades que se presentaron. Es evidente que el sistema es corruptible y no ha funcionado, pues cada vez más se advierten más precedentes como los de nuestro Estado, o una enorme desigualdad económica y social.

    Ahora bien, quizá culturalmente no estemos listos para un cambio social tan grande de inmediato, pues una limitación muy grande es la identidad mexicana que toda persona es gustosa de compartir; tendrá que reflejarse más el amor a nuestra tierra, que al propio mexicanismo, para así crecer como un verdadero pueblo digno y soberano.

    Felicidades por su buen artículo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Soy un Veracruzano que ha radicado toda su vida en la región de las altas montañas, y coincido con todos; tenemos una riqueza natural envidiable, tenemos el esfuerzo constante de nuestra gente en sus distintas y ricas culturas ancestrales, tenemos todo para constituirnos como un Estado soberano y libre, sin nexos con un país fallido como lo es México, porque reconozcamos que tiempo después de haber sido independientes de España, no tuvimos tiempo de levantar instituciones solidas que defendieran el legado, no fuimos conscientes de nuestra libertad hasta que pasaron las décadas, mismas que se conformaron a base de sangrientas guerras, e intrigas por el poder. Seria increíble que se lograra la oportunidad de una especie de referéndum para que sea el pueblo quien elija salir del pacto federal o seguir en el. Saludos, no pensé encontrarme con este articulo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s