El legado del Rey Gordo: justicia o secesión

Por Argel Humberto Aguirre García

Recuerdo que cuando era pequeño mi curiosidad me llevó a preguntar a mi padre ¿qué era una federación? –Un grupo de estados que deciden formar una sola nación. ¿Por qué? –porque les conviene estar unidos, compensan sus debilidades y fortalezas a través de la unión. ¿Y si ya no les conviene? – Se separan.

 

Eran los 90’s, la caída de la Unión Soviética y la guerra de secesión de Yugoslavia ofrecían un amplio respaldo, empírico y teórico, para responder aquella pregunta con relativa seguridad. ¿Y en México? La aplastante reacción del Ejercito Mexicano que acabó con la insurgencia en Chiapas deja poco lugar a las dudas. Constitucionalmente no existe un mecanismo mediante el cual el Estado de Veracruz pueda renunciar al pacto federal, pero tampoco está obligado a permanecer en una Unión que viola sistemáticamente la Constitución.

Tengo un gran respeto por el Secretario de Hacienda, sin embargo, sus declaraciones me indignan. Olvida Doctor que siete millones de veracruzanos hemos gritado a oído sordos el desastre durante más de seis años. Olvida que el pacto federal obliga a la Republica a garantizar el respeto y vigencia plena de los derechos humanos de todas las personas sujetas a su jurisdicción, sin excepción. Y parece olvidar que todos los derechos humanos, tienen en mayor o menor medida una dimensión económica: sin dinero no hay estado, mucho menos derechos humanos.

El tono de su discurso me parece indolente, y el tono de este texto, puede sonar exagerado. Pero si las dictaduras se derrumban por los excesos de la intolerancia, las democracias se quiebran cuando la tolerancia se transforma en indefensión. ¿En dónde estaba la federación cuando Duarte transformó Veracruz en una monarquía? ¿En dónde estaba la federación cuando la monarquía empezó a desaparecer a la gente? ¿En dónde estaba la federación cuando nos mataron a nuestros hijos y a nuestros hermanos? ¿En dónde estaba la federación cuando nos robaron la salud? ¿En dónde estaba la federación cuando se robaron las pensiones de miles de ancianos en situación de vulnerabilidad? ¿En dónde está la federación ahora?

javier-duarte-de-ochoa

San Agustín, al escribir la Ciudad de Dios relata el encuentro de Alejandro Magno con un pirata apresado:

Quitada la justicia, ¿qué otra cosa son los reinos, sino inmensos latrocinios? Los latrocinios, ¿qué son sino unos reinos pequeños? Porque también éstos son son una gavilla de hombres que se rigen por el mando de su príncipe, unidos por pactos de asociación, en el que la presa se divide en la proporción convenida. Este mal, si crece con la agregación de tanta gente perdida, y llega al grado de tener lugares y constituir sedes y ocupar ciudades y someter pueblos y toma el nombre de reino que manifiestamente le otorga no la codicia dejada sino la impunidad añadida.

Con tanto donaire como verdad respondió aquel pirata. Preguntado este hombre por el mismo rey, si le parecía bien tener el mar infestado con sus piraterías, el pirata le consultó con insolente contumacia:

 

Lo mismo que te parece a ti tener infestado el orbe: sólo que yo porque pirateo con un pequeño bajel, me llaman ladrón y a ti, que con una armada imponente pirateas, te aclaman Emperador.

Tiene muchos años que la justicia abandonó Veracruz, la monarquía del Rey Gordo bien podría ser un modelo de estudio para la mafia Siciliana, las Triadas y los Yakuzas, un estado criminal perfecto, una eficiente maquina que secuestró el poder público para matar y robar en absoluta impunidad. Un poder ejecutivo criminal, respaldado por un legislativo que jamás opuso resistencia y un poder judicial encabezado por el compadre de Duarte, todos organizados en torno al Rey Gordo, robando 180 mil millones de pesos en seis años ¿y no se dieron cuenta?

Muchos de los delitos cometidos por el cártel de la prosperidad y de la fidelidad son de competencia federal, y sin embargo, la federación nunca nos ayudó. Permitieron la excepción generalizada, impusieron para los veracruzanos un estado de excepción de facto y ahora pretenden reprendernos como ciudadanos. Discúlpeme Doctor Meade los veracruzanos no merecemos su indolencia. Después de todo, velar por nuestra seguridad, nuestra salud y nuestro bienestar es su obligación y sino explíqueme ¿de qué nos sirve a los veracruzanos permanecer en esta Unión.?

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Abogado especialista en Operaciones Internacionales de Inversión y Derechos Humanos. Actualmente se desempeña como Director Jurídico en LEHAATSIM INTERNATIONAL CAPITAL. Socio de Aguirre & Montoya. Es profesor invitado de la FAR EASTEARN FEDERAL UNIVERSITY (FEFU) con sede en Vladivostok Rusia dentro del programa de LLM – INTERNATIONAL TRADE AND INVESTMENT LAW. Cuenta con Estudios de especialización en Estados Unidos, Austria, China y Rusia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s