Soy un pez, no una ardilla

La voix du dragón

Por Brenda I. Gómez Mondragón.

 

 

 

“Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de escalar un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es estúpido.”

Albert Einstein

 

 

 

Me gustaría tomar como pauta ésta frase con la finalidad de hacer un análisis de las características y fallas que rigen nuestro sistema educativo sin hacerlo a partir de la comparación con otros países con un mayor o menor nivel de calidad escolar.

Yo me pregunto ¿Cuántos niños crecerán con la mentalidad de que son inútiles? ¿De que no encajan con las “habilidades requeridas”? ¿Cuántas personas se limitarán a si mismas por la única razón de haber crecido bajo un sistema escolar no apto para sus formas de desarrollo?

Una de las razones más sencillas por las que un joven puede limitar sus habilidades, es la falta de oportunidades que se le dan para poder explotar al máximo su talento e inteligencia.

Opino que sería muy decepcionante mantener la idea de que todos tenemos la misma capacidad de asimilar, retener y aplicar información aprendida, es como decir que todos los cerebros son iguales, que todas las necesidades son iguales y que todas las formas de ideología se resumen a un mismo patrón que puede ser regido por las mismas normas.

Si nos ponemos a analizar la historia que ha transcurrido en el sector educativo nos podemos dar cuenta de que no ha habido cambios muy notorios con los que se pueda observar una mejoría en el nivel de aprendizaje de los niños y jóvenes, ¿Verdaderamente nos están preparando para el futuro?

Lo que se puede notar es que nos preparan para actuar como máquinas, nos organizan por números, nos obligan a alzar la mano aunque no tengamos nada que decir, cuando tenemos algo que decir no suelen tomarnos en cuenta y nos hacen competir por un diez.

No estamos en el tiempo en el que se necesite una cultura llena de zombies que únicamente saben seguir ordenes, necesitamos un sistema educativo que impulse a las personas a ser creativas, innovadoras, críticas e independientes para progresar.

read-1342499_1280

Todo esto es directamente proporcional a los hábitos y métodos de estudio que nos inculcan, somos formados como si nos cortaran de un mismo molde y las cosas no pueden seguir así, tomando como un ejemplo metafórico que un medico recete el mismo tratamiento para cada paciente que recibe, eso llevaría a la salud directamente a la perdición.

Es evidente que cada alumno tiene diferentes necesidades, diferentes sueños, diferentes habilidades y ¿Aún nos enseñan con el mismo método obsoleto a cada uno de nosotros?

Es una pena pensar que un maestro siendo uno de los pilares mas importantes de la sociedad no se le proporcione las posibilidades de formar alumnos capaces, competentes y con mentalidad de progreso, no veo como puede ser posible que sigamos avanzando con el paso de los años y nuestro sistema educativo se vaya quedando cada vez más atrás, aun no se termina de comprender que el 35% aproximadamente de los niños que asisten a la escuela son el 100% del futuro del país; si no cuidamos las bases del desarrollo estudiantil estamos condenados a permanecer en la ignorancia, el conformismo y la falta de superación.

Pero los profesores no son el problema, el problema es el sistema en el que se ven obligados a trabajar, he visto como los planes de estudio van cambiando cada determinado tiempo y me he dado cuenta de la falta de atención que se le proporciona a las verdaderas necesidades de los alumnos, quieren ejercer una enorme presión para que sigamos las indicaciones al pie de la letra y no se dan cuenta de que lo más importante es un desarrollo pleno, en donde los alumnos no se tengan que preocupar por el diez sino por verdaderamente aprender, alimentar su mente e inteligencia, los alumnos nos obsesionamos con memorizar cada dato que se nos proporciona pero ¿En verdad estamos aprendiendo? ¿Una pregunta en algún examen determina el éxito del futuro?

Me atrevería a decir que no es únicamente la presión contribuida por el sistema educativo de una forma mal enfocada sino también la presión de los padres por querer tener a los hijos más perfectos en todos los sentidos, propiciando una generación de competencias, dando como consecuencia en los casos mas notorios cierto rechazo por parte del alumno, el cual se orilla a si mismo de manera inconsciente a bajar su rendimiento escolar como demostración de su falta de explotación y desenfoque con respecto a sus habilidades.

Si seguimos en este camino la bola de nieve se va a ir haciendo más grande, no es estar enfocado a la escuela, es estar enfocado a las personas concentrándonos en la colaboración en vez de la competencia individual.

Debemos seguir moviéndonos, seguir progresando, no podemos quedarnos en un mismo sistema obsoleto que no nos deja desarrollarnos al mismo tiempo que enfocamos nuestras habilidades.

No hay talento que deba ser suprimido, el mundo en el que quiero vivir es en el que los peces no sean forzados a escalar árboles.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Estudiante de ultimo año de preparatoria Colegio México Orizaba, Veracruz. Premio Nacional Porrúa año 2015 poesía, Premio Nacional Porrúa año 2016 ensayo.

Facebook: Brenda GM

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s