¿El más grande error en la historia de México?

Alea lacta est

Por Raul Rodríguez Brito

 

Pasan las horas y sigo preguntándome, ¿qué tiene de malo la reunión de nuestro presidente con Donald Trump? ¿Por qué tanta negatividad? ¿Por los insultos hacia nosotros? ¿Por faltarnos el respeto? ¿No será más bien porque fue EPN quien lo invitó? ¿Han pensado qué habría pasado si este mismo acto se hubiera dado durante el sexenio de Felipe Calderón? Yo sí, posiblemente la postura de muchos periodistas, políticos y del pueblo mexicano habría sido de alabanza y admiración y, por tanto hubiera habido grandes titulares en todos los diarios del país.

Realmente no entiendo por qué se indigna tanta gente por la reunión. Tanto he leído y escuchado acerca de ella, malos comentarios, pesimismo y muchas críticas, pero críticas destructivas. Políticos de oposición y prensa amarillista lo critican y hablan mal de la reunión y mucha gente los sigue y considera esa opinión como la única. Todo lo que sea amarillismo y sea contra el partido gobernante y en contra del mismo gobernante, siempre será la opción correcta, o más bien, reitero… la única.

Sinceramente he leído más comentarios negativos acerca de la reunión que de lo que se trató la reunión. No se resalta el punto de que Enrique Peña Nieto exigió el respeto que merecemos los mexicanos al ser gente honesta y trabajadora. No se dice nada de que resaltó el hecho de que protegerá a los mexicanos en donde sea que se encuentren, y mucho menos se habla de que él mismo dejó en claro que nuestro país NO pagaría por el muro en caso de que se realizara.

trump

De lo único que se habla es de una postura errónea por parte del Presidente Mexicano; pero hay que resaltar que ambos candidatos estadounidenses han sido invitados a establecer el diálogo y futuras negociaciones entre ambas naciones… a mí humilde opinión, esta reunión fue algo completamente acertado. Fue un acto con la finalidad de que, si llegase a quedar Trump como presidente de los Estados Unidos, México siga teniendo las puertas abiertas de aquél país y para que ambos países sigan trabajando conjuntamente y continúen siendo aliados social, política, comercial y económicamente.

Los y las invito a ustedes un momento a imaginarse gobernando un país; ustedes, al igual que el resto de sus gobernados están expectantes de lo que pueda suceder en la elección del país más poderoso del mundo y dicho sea de paso, su mayor socio comercial.

Un republicano tirano, racista, arrogante, que ha hablado mal de tu gente, caído en la locura y una demócrata deshonesta, indigna de confianza, falsa, y demás adjetivos para describir a los dos; ambos candidatos compiten para la presidencia de ese país, ambos tienen grandes posibilidades de obtener la victoria y ambos fueron invitados por usted a una reunión en tu país, ¿considerarías un grave error invitar a cualquiera de ellos, a sabiendas alguno quedará electo, y que si no lo haces puede ser un golpe duro para tu economía y tu sociedad?

Yo realmente no lo creo, al contrario, considero un acierto hacerlo. El acto no es solamente político, ni diplomático, es un acto social, económico, comercial, de seguridad, etcétera. Imaginen que gana ese candidato, ¿ustedes consideran una buena idea cerrarle las puertas a tu aliado y mayor socio comercial? ¡Por supuesto que no!

Desgraciadamente en nuestro país, el periodismo y las críticas destructivas llenas de odio hacia el gobernante y el partido en el poder han cegado a muchos y muchas que únicamente hablan por hablar, y como tal persona dice que es un grave error, entonces la gente lo repite, sin embargo, nunca pueden ver las cosas desde otro punto de vista, en este caso es más que nada una obligación para el gobierno trabajar a la par de quien sea que quede de gobernante en el país del norte, tal y como me lo dijeron en una red social, nuestro presidente no puede tomar partido ya que con cualquiera de los dos candidatos tendrá que trabajar sus últimos dos años para el bienestar del país.

Asimismo debemos entender que el acto fue hecho por el PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, EPN, no por el ciudadano mexicano EPN por lo cual reitero, para mí no fue un error haber mantenido esa reunión con Donald Trump sino todo lo contrario. Error habría sido no reunirse con él, no invitarlo, no darle sus “aires”. Error sería seguir creyendo que Benito Juárez ─el truhán más grande que ha podido gobernar nuestro país─ fue un gran gobernante; error sería el hecho de ignorar que todo esto viene desde su época, sí, gracias a él y al Tratado McLane-Ocampo, México vive atado a EUA ─y me atrevo a decir que EUA de México─; gracias al gobierno de esa misma persona a la que algunos (as) de ustedes idolatran y lo tienen en lo más alto de un pedestal.

¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño Twitter: @rarodbrito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s