¿Periodismo o populismo?

Alea lacta est

Por Raul Rodríguez Brito

Es domingo en la tarde, me encuentro sentado en mi cama revisando las redes sociales al momento que me llega un video a través de aquella famosísima compañía de mensajería, al revisarlo es un anuncio de Carmen Aristegui en el cual afirma, tiene material exclusivo y que justo después de terminar la clausura de los tan mencionados Juegos Olímpicos, hará público en un reportaje sobre una faceta desconocida de Enrique Peña Nieto, una faceta relacionada con el último escalón para convertirse en Licenciado en Derecho.

Al ver esto me sorprendí, pensé que se diría algo de mayor relevancia, algún soborno, título falso, falta del mismo, fiestas y más fiestas, etc., sin embargo, llegadas las 10 de la noche al leer las redes sociales descubrí de que se trataba todo este reportaje… “De plagiador a presidente”; debo reconocer que no supe cómo interpretar este titular hasta el momento de leer la nota y lo primero que pensé fue “plagió por completo su trabajo de investigación”, poco a poco me di cuenta de que fue por lo menos un 29 %.

La nota en boca de todos… la súper mega noticia que iba a hacer temblar a Enrique Peña Nieto resultó siendo un insulto para la carrera periodística de Carmen Aristegui. Una periodista respetada, muy seguida por las personas de nuestro país, un figura idolatrada que de un momento a otro cayó en plena ridiculez.

Hay quiénes puedan estar a favor o hay quienes estén en contra de esto, lo cierto es que, tal y como lo dijo Pedro Ferriz de Con, y cito textualmente “pensé que el reportaje de Carmen Aristegui, sería otra cosa. El periodismo no puede ser tomado como instrumento de venganza.” Y es que es cierto, la obsesión que tiene ella por el presidente es de resaltar, para todo él tiene la culpa, él hace, él deshace, quita, pone, etcétera, pareciera que para ella no hay más allá que EPN.

No niego que haya sido una buena investigación, que ella y su equipo se hayan esforzado tanto y demás, ni que en algún momento hubiera sido un “boom” periodístico tal y como lo fue “la casa blanca”, sin embargo, es tal el rencor que tiene hacia nuestro presidente que busca cualquier cosa para desprestigiarlo y querer dejarlo en ridículo. La obsesión de Carmen Aristegui por Enrique Peña Nieto y su gobierno la está llevando a la ruina.

Si bien es cierto, fue completamente acertado su reportaje sobre la famosa “casa blanca” y el cual la gente aplaudió y le reconoció ─me incluyo en esto─, este reportaje sobre su tesis, 25 años después de titulado, viene a ser algo completamente irrelevante para la situación del país. No considero que el mejor reportaje que pueda sacar una periodista de su talla sea acerca de un trabajo de investigación sinceramente.

news-1172463_1280

Asimismo, todo este teatro que armó la periodista, repleto de especulación, no creo haya sido la forma adecuada para presentarlo, lo que sí, es que fue una grandísima forma de ganar más seguidores y más audiencia. Al parecer una de las periodistas más reconocidas, objetivas y respetadas de México se ha vendido vilmente al populismo y ha perdido un poco el camino, o al menos esta última noticia indica todo eso.

No busco menospreciarla ni mucho menos, se me hace una gran periodista ─no la mejor del país─, pero bien dicen que el periodismo es de oportunistas, y ella vio la oportunidad de sacar otra nota grande desprestigiando al Ejecutivo Federal y al parecer le salió el tiro por la culata. Aunque siendo sinceros, considero algo extraño que haya denunciado públicamente a EPN por su tesis de licenciatura, 25 años después de haberse titulado y jamás diga nada acerca de los 14 años de licenciatura y las tantas materias reprobadas por Andrés Manuel, o que nunca haya denunciado a Denise Dresser, la cual según dicen, también ha plagiado…

Lo que sí tengo muy claro, como lo dije párrafos arriba, es que Carmen Aristegui está buscando cualquier motivo para ganar adeptos y poder buscar desprestigiar y dejar en ridículo al presidente de la República dejando de lado su objetivismo y ese periodismo que la catapultó a lo más alto.

Ahora bien, no defiendo a Peña Nieto, el plagio es algo gravísimo y las declaraciones del vocero de la presidencia y del Secretario de Educación son una completa burla para el mexicano. ¿Cómo es posible que el mismísimo Secretario de Educación se atreva a decir que “no corresponde con la realidad ni realmente con algo trascendente o importante”? Aunque analizando bien su expresión y el contexto tiene razón, ¿acaso importa en este momento la tesis del Presidente cuando el país está en una cuerda floja? ¿Importa ese tesis más que el problema magisterial en Oaxaca, Guerrero y Chiapas? ¿Importa más que las corruptelas en estados como Chihuahua, Quintana Roo o Veracruz? Yo, sinceramente, no lo creo.

Hay tiempos y formas y este reportaje no estuvo en tiempo y no fue la forma, reitero, probablemente en otro momento habría sido otro “boom” en la carrera periodística de Aristegui y por supuesto, otro dolor de cabeza para Enrique Peña Nieto, pero por ahora solo denota la desesperación de una persona para volver a su grandeza.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño Twitter: @rarodbrito

Anuncios

Un comentario en “¿Periodismo o populismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s