No solo somos lo que comemos, también somos lo que leemos

La voix du dragón

Por Brenda I. Gómez Mondragón.

Llevo varios días con un tema rondando en mi cabeza, más bien podría llamarlo problemática, una crisis cultural. Cientos de veces me he preguntado cómo sería nuestro país si se inculcara verdaderamente la lectura desde la familia, desde que somos pequeños; ¿Cómo podría ser nuestra mentalidad si cada uno de nosotros tuviéramos el hábito de leer? ¿Qué ocurriría si tuviéramos una buena metodología de expresión gracias a la cultura y conocimiento que nos deja ésta actividad?

Pienso que las cosas serían completamente diferentes. Un país sin niños, adultos y ancianos lectores es un país perdido, es una actividad necesaria para todos por igual. No solamente para saber un poco más sino para tener una perspectiva más enfocada y avanzada de lo que nos rodea.

Uno no puede hablar de algo que no conoce sin equivocarse por lo menos una vez, una persona que practica la lectura está activa constantemente a nivel cerebral ya que durante la lectura se activan regiones que propician procesos de imaginación a partir de los acontecimientos de la narración así como la atracción de recuerdos y confrontaciones con experiencias personales.

kids-894787_1280

Cuando se practica la lectura de manera constante existe una mejora en la ortografía así como en la memoria, la capacidad de concentración incrementa y eso hace que tengamos un nivel de razonamiento mayor que el convencional.

No solo lleva beneficios cognitivos, también aumenta la capacidad de relación entre las personas así como genera un pensamiento critico, agudiza la astucia y el uso del vocabulario.

Pienso que si se inculcara la lectura a los mexicanos de una manera más eficaz y eficiente se tendrían mejores resultados no solo a nivel académico sino en el progreso individual, ya sea laboral o social y esto tendría una repercusión aún mayor ya hablando a nivel de la toma de decisiones nacionales. Un país que lee es un país educado, con futuro.

La necesidad del conocimiento que tienen las personas es muy importante y es algo que no se está enseñando, me refiero a que desde pequeños no nos enseñan esa sed de aprender, de superarse y esto hace que, por ejemplo, cuando se tenga que realizar una lectura de cualquier tipo, las personas sientan un rechazo casi inmediato porque inconscientemente está relacionado con algo desagradable. Esto debe cambiar.

No se puede obligar a nadie a tener un libro en las manos todo el tiempo, lo que sí se puede hacer es promover la lectura de una manera en la que las personas la relacionen con los efectos positivos en su futuro y hacerles ver que no solo es pasar la mirada por diferentes palabras formando frases que alguien más escribió sino que es la definición de nosotros mismos como personas y el desarrollar nuestra forma de ser y de pensar de una manera mas individual teniendo un panorama mas amplio del entorno en el que se vive.

¿Qué tanto te gustó lo que leíste?


Datos del autor:

Estudiante de ultimo año de preparatoria Colegio México Orizaba, Veracruz. Premio Nacional Porrúa año 2015 poesía, Premio Nacional Porrúa año 2016 ensayo.

Facebook: Brenda GM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s