Demos valor a la familia

Por Roberto López Barradas

 

Desde todos los tiempos, el origen de la familia, es la unión de un hombre y una mujer, y esta a su vez, es la esencia misma de la sociedad. La mayoría de los libros de Derecho Civil, definen que la familia es la base de la sociedad, y definen al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer con fines de procreación.

Todas las familias se forman a partir de la unión de un hombre y una mujer; por mas efímera que haya sido esa unión, tal vez, sólo al momento de concebir un hijo, dando como resultado la vida de un nuevo ser, y también, a una nueva familia.

Con la creación de las leyes, a esa unión se le denominó como matrimonio. Tal como lo define el artículo 75 del Código Civil para el estado de Veracruz: “el matrimonio es la unión de un solo hombre y una sola mujer que conviven para realizar los fines esenciales de la familia como institución social y civil”

family-591581_1280

Pero el origen más remoto que podemos encontrar acerca de la familia, está en la biblia cuando Dios creó al hombre y está narrado en el libro del Génesis, en el capítulo 2, en el versículo 24 que dice: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán una sola carne”.

En la actualidad, hay muchos casos de desintegración familiar, por diversos factores, como la diferencia de carácter entre la pareja, infidelidad, adulterio, adicciones, enfermedad, incompatibilidad, y otros más que terminan con la separación física de la familia.

Pero en estos tiempos, hay una doble amenaza contra la familia.

Una, que se gesta con la manera vertiginosa de avanzar de la tecnología, la cual se ha vuelto más que una necesidad o herramienta para todas las personas, adultos y niños al grado de causar un tipo de dependencia, que casi alcanza el nivel de esclavitud, generando una vida conectada con la tecnología, pero desconectada del entorno, incluyendo a su familia, a sus seres queridos, sin excepción de edades, y;

Otra, con la modificación de las leyes, en una tendencia global, como en países europeos y en algunos de América, en donde, buscando la justificación en la no discriminación de los homosexuales y el respeto a los derechos humanos de las parejas del mismo sexo, se han planteado una serie de reformas legales, en cuanto al matrimonio entre personas del mismo sexo, la diversidad sexual y la educación sexual explícita como materia para la educación básica en preescolar y escolar.

Es nuestra responsabilidad como sociedad civil, velar por valores y su transmisión a las siguientes generaciones, empezando por darle el valor que se merece al modelo original de la familia.

 ¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Abogado con maestría en Derecho Constitucional, Abogado del DIF de Xalapa, Enlace administrativo de Liconsa, Secretario Particular del alcalde de Banderilla, Oficial del registro civil de Banderilla, Oficial del registro civil de Emiliano Zapata y Asesor en la coordinación estatal de juntas de mejoras⁠⁠⁠⁠.

Lo más leído de la semana:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s