Grooming: el peligro de las redes sociales

Alea lacta est

Por Raul Rodríguez Brito.

 

“Ante las atrocidades tenemos que tomar partido. La posición neutral ayuda siempre al opresor, nunca a la víctima. El silencio estimula al verdugo, no al que sufre.” – Elie Wielsen

Ahora que estamos cerca del día mundial contra la Trata de Personas y gracias a este mundo globalizado y repleto de nuevas tecnologías y redes sociales, no puedo evitar hablar de un tema “novedoso” pero que sin embargo, no deja de ser de mucho cuidado y preocupación para nuestra sociedad actual, específicamente para nuestros niños, nuestras niñas y jóvenes en general… el grooming.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), se llama grooming a: “La acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño o niña mediante el uso de Internet. Siempre es un adulto quien ejerce el grooming.”

 

En México aproximadamente el 30 % —casi 12 millones de personas—, de la población son personas menores de 15 años, los cuales son los principales blancos, a veces porque no son conscientes de los peligros de la misma red ni de la intenciones de terceros, otras porque se exponen demasiado o simplemente por ser el blanco más fácil de engañar. En la mayoría de ocasiones el adulto se hace pasar por un joven, niña o niño a fin de que de esa manera comience a generar una especie de amistad virtual con su víctima, y a través de eso, una vez que logra ganarse su confianza, el adulto comienza a tratar de generar alguna especie de encuentro, en el cuál exista un contacto físico, buscando principalmente tener algún tipo de relación sexual con el o la menor.

Publicar información personal sin filtros de seguridad, fotografías provocadoras, la constante necesidad de hacerse notar y contarle a todo el mundo lo que pasa en sus vidas son algunas de las cosas que van dejando en el ciberespacio sin darse cuenta, cosas que algunas personas con fines delictivos van recolectando a fin de facilitar el contacto futuro con la víctima y con las cuales, pueden amenazarla y someterla.

El grooming tiene tres objetivos: concertar un encuentro real con el menor para concretar un abuso; el acoso virtual mediante relatos eróticos y obtener material multimedia para la distribución de imágenes pornográficas: fotografías o videos a través de la cámara web en situación de desnudez.

Este delito se lleva a cabo en todos los medios digitales, pero en su mayoría ocurre a través de las redes sociales, en Facebook ocurre el 60 % de los casos y un 40 % a través de Twitter, sin embargo no sólo se da en estas redes sociales, también es posible que se genere en relaciones de juegos en línea, en otras redes sociales, en foros, y en diversos escenarios digitales, ya que es mucho más sencillo cambiar de identidad en el mundo digital.

De acuerdo a un estudio realizado por la consultora ESET Latinoamérica, los más afectados son los niños y las niñas de entre diez y quince años ya que en ese rango se encuentra el 70 % de los incidentes de grooming, el 30 % restante, está en los menores de entre siete y diez años.

Por desgracia, estos últimos años esta problemática ha ido incrementando gracias al auge y la masificación del Internet ya que las personas han ido encontrando diversas formas para captar y engañar a niños, niñas y jóvenes con la finalidad de llevar a cabo las más inescrupulosas actividades para cometer actos delictivos, de índole sexual principalmente.

Una de las claves primordiales para poder evitar que se lleve a cabo este delito está en el rol que juegan los padres y profesores a la hora de informarse sobre los delitos que se pueden cometer utilizando las redes sociales, los juegos en línea y las aplicaciones para smartphones; y es que muchas veces sin dudarlo ingresamos nuestros datos sin saber cuán segura es la página web o la aplicación, simplemente queremos estar actualizados con las últimas novedades del mundo virtual.

Asimismo, es recomendable que los niños no accedan a redes sociales si aún no han cumplido la edad suficiente, y que si lo van a hacer, que los padres estén especialmente atentos, con un seguimiento bastante intensivo —aunque sabemos que puede llegar a ser chocoso— de lo que están haciendo en las redes sociales. De igual manera, considero prudente explicar a los niños y las niñas ya sea en casa o en la escuela los riesgos que supone Internet, resaltar la importancia de no revelar datos personales y de no enviar fotos ni videos a desconocidos, así como aprender a manejar y usar las nuevas tecnologías, para saber en qué actividades se encuentran los niños y niñas y a qué peligros se enfrentan. La solución a esto no será alejar a los menores de los espacios virtuales sino más bien, generar una cultura de cuidado y seguridad que les permita aprovechar los avances tecnológicos sin riesgo alguno.

child-1183465_1280

A pesar de los esfuerzos hechos por la organización Save the Children en referencia a la campaña para que México legislara sobre el grooming, desafortunadamente en nuestro país aún no existe una ley que tipifique la conducta de este delito, lo que deja en un estado real de indefensión a miles de niños, niñas y jóvenes víctimas de esta horrible práctica. Luis Ángel Ortiz representante de la Unidad de Investigación Cibernética de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal corroboró que el grooming no es una conducta tipificada como delito por lo que es necesario que se incluya en los códigos penales para que sea castigada y no debamos esperar a que se relacione con otros delitos como la trata de personas o la pornografía para juzgar a los groomers.

Asimismo el representante de la PGJDF aseguró que este tipo de conductas de los pederastas en Internet va en aumento y ejemplificó que en la Unidad de Investigación Cibernética se reportaron más de cien casos de pornografía infantil en lo que fue el 2015 pero sólo dos se llevaron ante un juez. Lamentablemente en el caso del grooming no se puede llevar a cabo un arresto por lo que la policía únicamente se queda en tomar medidas de prevención.

Es hora de comenzar la erradicación de estos delitos para así poder evitar el surgimiento de otros peores como la pederastia o la trata de personas con fines de explotación sexual. Está en nuestras manos el poder rescatar a las futuras generaciones y evitar esta victimización de miles de personas; debemos dejar a nuestros niños y nuestras niñas vivir la época más feliz de sus vidas, no dejar que entreguen su infancia y su inocencia a personas sin escrúpulos ni compasión.

¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño Twitter: @rarodbrito

Lo más leído de la semana:

Anuncios

Un comentario en “Grooming: el peligro de las redes sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s