¿Represión o Inadaptación?

Sapere Aude

Por Mario Alberto Loyo.

“Las especies que sobreviven no son las mas fuertes, ni las mas rápidas, ni las mas inteligentes, si no aquellas que se adaptan mejor al cambio”- Charles Darwin

Hoy en día todos dicen como deberían actuar las personas según sus ideales, o como deberían ser las cosas según su criterio. Están aferrados a que el mundo cambie a su favor y no toleran la idea de que las cosas sean de otra forma, pero han olvidado algo muy importante, algo que nuestros antepasados sabían perfectamente (hablo de las primeras especies del hombre: los australopithecus y homo habillis): que no vinimos a cambiar el mundo sino a adaptarnos a el porque de lo contrario morimos.

No podemos cambiar las situaciones adversas ni podemos cambiar a las personas. Millones de especies murieron en distintas eras porque no pudieron adaptarse, pero nuestros ancestros fueron una excepción, ya que ellos no trataron de cambiar las cosas, solo se enfrentaron a ellas. No miraron al cielo y dijeron “las cosas deberían ser distintas” cuando vieron caer un meteorito, simplemente se escondieron en las cavernas y gracias a ello hoy estamos vivos; y cuando el frio o el calor los mataba crearon ropas para cubrirse y su piel evoluciono; cuando querían cazar animales veloces no se quejaban de que los animales fueran veloces ni esperaban un mesías que cambiara la anatomía de sus presas, solo se adaptaron a las circunstancias y crearon armas de gran alcance para cazar y no morir de hambre; cuando los sistemas de inteligencia querían estar mejor conectados, no esperaron a que mágicamente nos pudiéramos comunicar por telepatía, alguien inventó el internet y gracias a ello hoy estamos comunicados.

Nuestra historia fue hermosa porque aprendimos a adaptarnos a la realidad y gracias a ello, hoy estamos vivos. Nuestros antepasados eran verdaderas personas adaptadas ¿Pero qué pasa hoy en día con las mayorías? hoy la mayoría a olvidado esa enseñanza y quieren que el mundo se adapte a ellos, quieren que las cosas se escriban tal y como ellos dicen, y no afrontar la realidad.

En esta columna no hablaré de cómo deberían actuar las personas según mis valores e ideales, ni hablaré de quién tiene la razón, y menos de moral. Solo hablaré de como enfrentamos y nos adaptamos a la realidad. Y un gran ejemplo de inadaptación social es el que se está viviendo en Oaxaca con los maestros y el gobierno federal.

La realidad es que estos maestros no quieren perder sus privilegios, quieren seguir heredando sus plazas, y no quieren ser evaluados. Su sindicato tampoco quiere perder sus privilegios y usa la ignorancia de estos maestros para manejarlos y hacerlos mártires de su causa, de su berrinche por no adaptarse a la ley y de que el gobierno ceda a todas sus peticiones… Pero si estos maestros se hubieran enfrentado y adaptado a la situación de forma inteligente, hubiesen ocupado este tiempo que perdieron marchando y obstruyendo el tránsito en estudiar para su evaluación y la hubiesen aprobado, y así, el día de hoy estarían en sus aulas disfrutando ALGUNOS de sus privilegios anteriores como cualquier maestro de México. Pero parece que no poseen sentido común ni inteligencia para adaptarse.

cyprus-1171205_1280

El resultado de sus muertes, no es culpa de las fuerzas de seguridad, porque TODOS conocemos a nuestra gente, todos sabemos perfectamente como actúa la seguridad en nuestro país, y no porque sean malos, simplemente porque su nivel de educación los impulsa a actuar así, y hasta que no se mejoren esas circunstancias, no se les puede pedir que te traten con palabras dulces y con caricias, y menos si los estas provocando, sería una utopía.

Si en este momento yo mismo saliera a protestar por otra reforma, como por ejemplo la reforma hacendaria, lanzando bombas molotov, robando propiedad privada, rapando gente que no me apoye, y encima, provocando policías, y la fuerza pública me diera una golpiza, la culpa no sería de ellos, la culpa sería mía, porque yo ya sé cómo funcionan estos operativos y que a veces se pueden salir de control, y sería infantil decir que “debieron actuar de otra forma” además de que estoy actuando como un delincuente y también los estoy agrediendo.

Seamos más analíticos: la fuerza pública no te acribilla, ni te golpea, ni te insulta cuando te manifiestas pacíficamente y por una causa verdaderamente justa y coherente. Lo podemos ver en la manifestación de hace unos meses de la UV a Javier Duarte. ¿Cuántos muertos hubo? Ninguno, ¿por qué? Porque ningún imbécil aventó bombas molotov, ni hizo nada que provocara a las fuerzas de seguridad, además de que esa si era una causa justa, porque no estaban protestando contra ninguna ley, simplemente estaban pidiendo el presupuesto que se les debía.

En el caso de los maestros la forma más inteligente de enfrentar esta reforma educativa que no les favorecía, era ponerse a estudiar, llevar con sana diplomacia este asunto, y en 2018 votar por un candidato mesiánico que los apoyara a cumplir sus ideales, en este caso AMLO. La democracia aunque no es perfecta en ningún lado ni satisface ideas morales, es una herramienta muy útil; lo podemos ver en Veracruz, los grupos conservadores no lanzaron piedras por las leyes que estaban en proceso de ser aprobadas en dicho Estado por el PRI, solo esperaron las elecciones e hicieron todo lo posible para que obtuviera mas votos el partido que compartiera su ideología, o sea, el PAN. Aquí no hablo de buenos y malos, eso es absurdo, solo hablo de gente adaptada e inadaptada…

Las personas más cultas y poderosas del mundo jamás protestan ante leyes que le quitan privilegios. La gente poderosa, o el más fuerte como decía Darwin,  simplemente ENFRENTA las circunstancias y se adapta a ellas con inteligencia.

Lo podemos ver en algunos empresarios mexicanos cuando son desfavorecidos por leyes tributarias o reformas hacendarias que los hacen pagar más impuestos y les quitan privilegios. Ellos no salen a las calles a protestar, ni bloquean carreteras, ni lanzan piedras.  Ellos crean campañas de redondeo, fundaciones, y entre otras formas inteligentes de exentarse de impuestos, o bien, trasladan sus fortunas a paraísos fiscales. A eso me refiero con saberse adaptar.

Pero hoy en día la mayoría de la sociedad mexicana y algunas partes del planeta tratan de que el mundo cambie mágicamente, que todo sea favorable para ellos, o sea compatible con sus ideologías de forma inmediata. Se creen poseedores de la verdad absoluta y no tratan de ponerse en la perspectiva de las otras personas, creando solo problemas a causa de su intolerancia.

Y es algo que hemos visto en las últimas semanas como es el caso de el Pulse en Orlando donde un inadaptado disparó a 50 personas por sus preferencias sexuales. No digo que no deba existir la homofobia, seria utópico querer erradicar la homofobia, ya que es algo que siempre va a existir al igual que muchas otras fobias; pero si eres homofóbico, la mejor forma de adaptarte mejor es alejarte de los homosexuales. Pero ese tipo es el vivo ejemplo de miles de personas que quieren cambiar a los homosexuales. Algo totalmente estúpido porque los homosexuales siempre van a existir, esa es la realidad, y no tenemos por qué tratar de cambiarla.

Lo más inteligente para adaptarse a esta realidad, es respetar las ideas de los diferentes bandos; no pedir cosas que las demás personas no pueden dar. Por ahí comienza el respeto.

Los homosexuales no pueden pedir que la iglesia y los grupos conservadores aprueben sus matrimonios, ni que los dejen adoptar niños, ni que les aplaudan en sus desfiles. No porque la iglesia sea “mala”, ni porque los grupos conservadores sean “cerrados” simplemente porque desde el génesis de la iglesia las bases fueron que el hombre y la mujer debían ser uno solo, y por lo tanto no se les puede pedir lo contrario, las personas deben respetar esa ideología sea o no, compatible con su forma de pensar…

Los grupos conservadores, no deberían tratar de cambiar a los homosexuales, porque siempre habrá homosexuales, es parte de la diversidad, son parte del mundo, y por lo tanto deben ser tratados con dignidad y con respeto como cualquier otro ser vivo.

Pero hasta que no nos adaptemos al mundo real y sigamos exigiendo cosas utópicas y absurdas seguiremos muriendo, y seguiremos viendo casos como el de Orlando y Oaxaca donde la muerte es provocada por inadaptados.

¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Orizabeño Futuro estudiante de economía. “Bendito el hombre que invento la escritura”

Lo más leído de la semana:

Anuncios

Un comentario en “¿Represión o Inadaptación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s