Sistema Ponzi: Viejo esquema, nuevo nombre

Por Mario David Ramírez Arcos.

Cada mañana despertamos con una ansiedad motivada por las preocupaciones del día a día, los hijos, el trabajo, las actividades diarias, todavía no despertamos bien y ya estamos pensando en cómo terminará el día, incluso que vamos a hacer mañana, todo ello tiene -muchas veces- su causa en las finanzas personales, y consecuencias racionales – o psicológicas-. Quizá el razonamiento ha llegado a su límite, viéndose rebasado por la desesperación en muchos casos. La situación económica tiene sus efectos psicológicos, que nos ciegan en el momento de tomar decisiones; las tarjetas de crédito, tiendas departamentales, la renta, colegiaturas, compromisos y el gasto diario han provocado que no veamos la salida. A veces creemos que podría existir algo casi mágico que nos saque del hoyo, y es entonces cuando ese algo casi mágico aparece –y no precisamente para multiplicar tu dinero.

617900_flor_de_la_abundancia

Si por ejemplo, en este momento quisiéramos invertir $2,865.90 en CETES a 365 días, en un año tendríamos en total $3,000.00, según la página del Banco de México tendríamos una ganancia del 4.47%, es decir, $134.10 MXN, suena poquito ¿verdad?, ahora, imaginemos que invertimos $3,000.00 en una flor de la abundancia con 15 personas, con una promesa de $24,000.00 MXN, suena mejor –a simple oído, claro, sin pensarle mucho, así en caliente-, lo que representaría una ganancia de $21,000.00, algo así como 700%, o bien, poco más de 287 salarios mínimos -suena mejor-, ganar en aproximadamente en 2 meses (60 días) lo que honestamente pudiste ganar en 287 días. Dicen por ahí que no hay nada que suene tan bien como para ser verdad.

Desde hace varios meses, y con mayor frecuencia desde que inició este año, se han proliferado diversos sistemas de supuestas “inversiones” en red, llamadas de n formas, con distintas figuras, distintos nombres, sin embargo, funcionan igual. Estos sistemas de “inversión”, buscan jerarquizar la promesa de un dinero futuro, generalmente multiplicado por 8.

Pero… no estamos hablando de nada nuevo –sólo diversificado, diría yo-. Por allá de los años 20, existió en Estados Unidos una persona llamada Carlo Ponzi, a la que se le atribuyen un sinnúmero de estafas, a quien que se le atribuyó el nombre de SISTEMA PONZI, aunque el origen es mucho más antiguo.

El esquema de Ponzi es muy usado por los estafadores que pretenden quedarse con los ahorros de muchas personas. En un sistema Ponzi nos encontramos que una persona (física o jurídica) ofrece gran rentabilidad a inversores, de forma que fácilmente consigue que se le preste capital para ser invertido. Los intereses del dinero depositado o prestado son pagados con el dinero que invierten los nuevos clientes. La rueda sigue funcionando hasta que deja de entrar dinero, esto puede ser porque haya una crisis, porque se acaben los estafados o por cualquier otro motivo (BBVA, 2016). ¿Te suena familiar?

Digamos que estas en el lugar del centro, y cobras tu renta, ya ganaste, ¡Felicidades!, ahora, suponiendo que hubiera personas infinitas con la misma cantidad para aportar a esta noble causa, sería excelente –no dudaría en entrarle a varias, incluso renunciaría para irme de vacaciones-, pero no es así, las personas con esa capacidad de pago son limitadas –por no decir que también son limitadas de inteligencia-, sí, somos muchos mexicanos, pero no infinitos. Ahora, pongámoslo en un universo de 100 personas, se colapsaría en la séptima red, porque simplemente es insostenible al mediano –y si bien te va al largo- plazo.

La mejor forma de no caer en un sistema Ponzi es desconfiar de rentabilidades demasiado altas con respecto a las que ofrece el mercado. Este es el principal reclamo que los estafadores ponen, ganancias exuberantes. También debemos de estar seguros de que es lo que compramos, siendo importante leer bien los contratos (BBVA, 2016). Además de pensar con la cabeza fría, por más que tengamos necesidades económicas.

Por último recordar que cuando compremos un producto financiero, debe ser en una entidad supervisada por la CONDUSEF, de este modo sabemos que hay un organismo público vigilándolo. Además de que estos sistemas de financiamiento o inversión –como tú lo veas-, no están regulados, por lo tanto constituyen un delito, es decir, encima de haber sido timado, vas a la cárcel –ya que tal vez así aprendas la lección práctica de finanzas personales básicas- por si no era suficiente.

Miles de personas han sido estafadas, incluso pidieron créditos en Elektra, aquí y en todos lados, en cualquier época, la historia se repite, o ¿qué te hace pensar que sería diferente?

¿Qué tanto te gusto lo que leíste?


Datos del autor:

Egresado de la 1ª Generación de la Escuela Estatal de Cuadros Veracruz, Secretario General Ala Progresista Xalapa APN, Tercer lugar en el maratón regional AFENCA zona sur de conocimientos en el área de Finanzas 2013, Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales (2010-2014) Universidad Euro Hispanamericana (Titulación por promedio), Licenciatura en Contaduría (2010-2014) Universidad Veracruzana, Diplomado “Harvard Manage Mentor provided by Harvard Business Publishing” a través de Delp Univesity de la Secretaría de Economía.

Lo más leído de la semana:

Fuente

BBVA, recuperado el 26 de mayo de 2016 del sitio:

https://info.bbva.com/es/noticias/economia/bancos/finanzas-personales/como-funciona-un-sistema-ponzi-conocelo-para-protegerte/

Anuncios

2 comentarios en “Sistema Ponzi: Viejo esquema, nuevo nombre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s