La actual lucha teatral veracruzana

La tertulia del hoy en día

Por Uziel MB

“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”.

Arthur Miller.

Al parecer en nuestro país vivimos un período donde la creación escénica teatral se encuentra menospreciada ante diversas y modernas formas de entretenimiento y diversión; el teatro ya no cuenta con la asistencia que gozaba en el siglo anterior. México comenzó a dejar de tomarle importancia, hasta llegar a ignorar la cultura teatral nacional.

La situación en la que vive el arte escénico nacional es lamentable; dramaturgos y directores se ven forzados a utilizar mayormente su tenacidad para lograr poner en escena sus obras dentro de algún espacio en la República, esto es debido a diversos factores que debe resistir el teatro nacional.

Esta historia dentro del estado de Veracruz no es ajena a esta realidad, se podría decir que es de las técnicas que más ha sufrido localmente, a pesar de la tradición teatral que se le reconoce al Estado debido a proyectos que han realizado diversas instituciones culturales, mediante producciones teatrales Nacionales e Internacionales que son puestas en escena en diferentes teatros Municipales. Aún con estos impulsos el teatro profesional regional no ha podido desarrollarse.

La principal problemática con la que se afrontan los profesionales o entusiastas del arte escénico local es la casi nula atención por parte del público. La cultura teatral en el Estado es mínima, debido a que la mayoría de las puestas en escena tienden solamente a ser aproximadamente de 3 semanas por temporada, no se cuenta con alguna, de estimulación temprana o que continúe para generar interés dentro de las personas para gusten adentrarse en la belleza de esta técnica artística.

Al mismo tiempo otra de las situaciones con las que se enfrentan los creadores escénicos dentro del Estado, y que se encuentra de la mano con la dificultad promocional, es el presupuesto insuficiente para la producción teatral; en Veracruz se pagan demasiados impuestos para poder montar una obra, además de los costos de producción y publicidad, creando una enorme atmósfera de incertidumbre para los grupos teatrales.

Captura de pantalla 2016-04-23 a las 8.49.25 a.m.
Facultad de Artes, Universidad Veracruzana

Por otro lado existe un escaso apoyo por parte del Estado, se puede ver reflejado en la manutención de espacios culturales, en la mayoría de los casos no se brindan los recursos necesarios para poder mantener el equipo necesario o para la remodelación de los teatros Veracruzanos.

La obligación para enaltecer los espacios recreación, que se merecen hacer forzosamente, ha sido olvidada para ser reemplazada por silencio y censura creativa. Algunas producciones teatrales nacionales no han podido ver la luz o son olvidadas por una represión gubernamental en consecuencia a las historias que se abordan con numerosas temáticas políticas o sociales y que han sucedido en la Nación a lo larga del tiempo. Un acontecimiento que puede reflejar este panorama, los hechos sucedidos en 1981, en la Ciudad de México, donde la infantería Teatral de la Universidad Veracruzana fue agredida a golpes durante la representación de la obra “Cucara Macara” de Óscar Liera, la cual expresaba las irregularidades del poder dentro de la iglesia y los vínculos de la corrupción, este hecho fue indignante para la cultura nacional.

A pesar de este panorama, que pareciera no ser favorable, el teatro nacional se resiste a dejar la lucha por conservar su honor, la fuerza y persistencia que demuestran los creadores escénicos Veracruzanos es de admirar.

Uno de los factores para la resistencia de los actores y entusiastas teatrales, es que su formación académica local es de excelente calidad. La Universidad Veracruzana ha formado artistas de varias generaciones dentro de su Facultad de Teatro, localizada en la ciudad de Xalapa y de la cual han egresado destacados productores escénicos regionales, cómo son Pilar Caro y Selene Ariza.

Así pues, dramaturgos y directores del teatro veracruzano reconocen y valoran sus habilidades artísticas, con las cuales trabajan diversos proyectos escénicos eficientemente a pesar de la desfavorable situación en la que se enfrentan estos respetables creadores, las compañías teatrales logran ingeniárselas para poder llevar a cabo sus producciones día con día.

Estos grupos escénicos, en especial los independientes, recurren a su creatividad y tenacidad de sus recursos humanos para poner en escena las obras teatrales, por eso se puede admirar el esfuerzo de este arte en el País y el Estado por seguir luchando contra el obscurantismo, ya sea utilizado los medios promocionales a su disposición para su publicidad, o generando actividades con el público que funden curiosidad por observar u participar en las funciones teatrales, o simplemente por arreglárselas para obtener o crear la escenografía y la utilería necesaria para sus funciones.

El escenario donde se encuentra actualmente el teatro es muy difícil debido a la censura en la que se encuentra en este país, pero aún con este obstáculo la libertad de expresión con la que cuenta el arte escénico nunca ha podido ser callado, la situación en la que se encuentra el Estado es terrible, el silencio en el que nos vemos sumergidos pareciera ser inevitable, pero dentro de esta obscuridad se puede apreciar una luz de crítica y opinión que se ve reflejada en el arte y la cultura, y que, al parecer para el teatro se encuentra bien marcada su obligación por la libertad y la generación de conocimiento.

Al parecer la realidad teatral dentro del País y del Estado no es la mejor, hace falta mucho para que nuevas políticas culturales surjan a favor de este arte, pero cualquiera puede apoyar el desarrollo cultura. Espero que esta lectura pueda servir para continuar con esta lucha por la conservación del teatro nacional y sobretodo local. Conseguir el interés por las artes escénicas es algo en lo que todos podemos unirnos, yendo a funciones de teatro en su cercanía, comenzando a llevar a los niños a estas actividades y finalmente valorando el trabajo que conlleva la logística teatral, así como el talento de los actores.

Así como todo México, Veracruz es sorprenderte por su cultura y arte, donde su creación escénica se manifiesta como las eternas historias que podemos recordar con distintas emociones, transformando a los artistas cómo nobles extensiones creativas, la libertad y la concepción de la crítica basada en la realidad son las razones de esta lucha que continua y que no pareciera terminar pronto.

¿Cómo calificas esta nota?


Datos del autor:

Orizabeño, egresado de la carrera de Gestión y Dirección de Negocios de la Universidad Veracruzana. Gestor Cultural Facebook: Uziel MB

 

Lo más leído esta semana:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s