El medio ambiente: una verdad incómoda. 

Alea lacta est

Por Raul Rodríguez Brito

“Durante centenares de miles de años, el hombre luchó para abrirse un lugar en la naturaleza. Por primera vez en la historia de nuestra especie, la situación se ha invertido y hoy es indispensable hacerle un lugar a la naturaleza en el mundo del hombre.” – Santiago Kovadloff

Así como la semana pasada hablé de un monstruo político que se encarga de consentir y castigar a la sociedad, esta semana, y precisamente hoy que conmemoramos el “día de la Tierra” quiero hablarles acerca de un monstruo aún más grande que aquél “Ogro filantrópico” y su víctima… el ser humano y el medio ambiente.

En días pasados hemos leído sobre las catástrofes alrededor del mundo como la erupción del volcán de Colima, el desborde de un río en Chile, terremotos gravísimos en Ecuador y Japón, un tornado en Uruguay, inundaciones en Medio Oriente, y un sinfín de siniestros, sin embargo, ¿se ha usted puesto a pensar el por qué de estas cosas? ¿casualidad? ¿coincidencia?

Yo no lo creo, más bien -y estoy seguro de esto-, es la forma de “defenderse” de nosotros que con la contaminación, la sobreexplotación de las reservas pesqueras, la deforestación, el uso excesivo del agua y la tierra y sobre todo, con la sobrepoblación hemos amenazado, lastimado y destruido poco a poco nuestro medio ambiente.

El pasado 12 de diciembre, en la ciudad de París se llevó a cabo la vigésima segunda Conferencia Internacional sobre Cambio Climático en la cual, los 195 países participantes lograron un pacto global histórico, con el único fin de reducir las emisiones como parte del método para la reducción de gases de efecto invernadero a fin de limitar el calentamiento global por debajo de dos grados centígrados en el año 2100, en el cuál, está pronosticado que la temperatura global aumentará cuatro grados centígrados. Dicho acuerdo  acuerdo entrará en vigor en los países parte de esta Conferencia a partir del año 2020.

Lo anterior es un paso muy importante a fin de poder combatir contra todos estos cambios climáticos que el mismo ser humano ha ido provocando; dicho sea de paso, uno de los personajes que más ha intentado combatir el calentamiento global y que hoy en día es uno de los más grandes activistas ambientales en el mundo, es Al Gore, premio Nobel de Medio Ambiente y exvicepresidente de los Estados Unidos. Él ha defendido en todo momento lo que llama “nuestro único hogar”, ha visitado una infinidad de países con una sola intención: crear una conciencia social acerca de los cambios climáticos y el calentamiento global que sufrimos y provocamos día con día.

dead-trees-947331_1280

Hace justamente 10 años, Al Gore hizo una campaña hecha documental -ganador del Oscar-, denominado “Una verdad incómoda”, el cual trata acerca de las consecuencias de una actividad industrial y una actividad humana que las cuales están desencadenando desastres que a la larga podrían destruir el equilibrio natural de nuestro planeta y lo hace con el objetivo de alertar al público de una creciente “emergencia planetaria” debido al calentamiento global.

Sin embargo, lo que más llama la atención es esto último, que Gore hace hincapié en el hecho de alertar a la gente sobre la problemática y que para cambiar esto no nos hace falta únicamente un cambio de hábitos, sino que hace falta un cambio de mentalidad, ya que, cambiando la mentalidad, a la postre podemos cambiar la forma de actuar.

Citando textualmente a Al Gore en su discurso en la ceremonia de entrega de los premios Nobel del año 2007: “Nosotros, los seres humanos, estamos enfrentando una emergencia planetaria. Una amenaza a nuestra subsistencia que esta ganando siniestro y destructivo potencial mientras estamos aquí reunidos. Pero también hay noticias esperanzadoras: tenemos la habilidad para resolver esta crisis, y para evitar sus peores consecuencias, si actuamos de forma valiente, decidida y rápida.”

Debemos entender como humanidad que si bien es cierto, el calentamiento global no es una problemática política, los gobiernos tienen que poner todo de sí para buscar maneras y tratar así de moderar los efectos del cambio climático, y una de ellas es el avance en la educación ambiental la cual se precisa como la conciencia ciudadana acerca del cuidado de nuestros recursos naturales y del medio ambiente, y que, asimismo nosotros como sociedad debemos enfrentar esta problemática como un reto moral, social, espiritual, cultural, etc., el cual, cada uno de nosotros debemos cumplir día con día.

El camino por delante es difícil. Lo que actualmente creemos que es factible de hacer no alcanza para lo que en realidad debemos hacer. Esta batalla por nuestra sobrevivencia futura está comenzando y es nuestro deber aportar nuestro granito de arena para sufrir lo menos posible en el futuro cercano; quizá no podamos hacer mucho, pero sí podemos empezar a mantener nuestras calles limpias no tirando basura en ellas, usando más transportes comunitarios, bicicletas y demás o dejando de tirar objetos a nuestros mares.

Hay que recordar que nosotros somos unos simples pasajeros en este tren llamado “vida” y que por tanto, es nuestra obligación cuidar y garantizar un mejor lugar para vivir para las generaciones futuras.

¿Cómo calificas esta nota?


Datos del autor:

Egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Veracruzana, orgullosamente orizabeño, aficionado de la lectura, el América y el Real Madrid

Twitter: @rarodbrito

Lo más leído de la semana:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s