Explosión demográfica nacional; la fuerza laboral del futuro

Por Mario David Ramírez Arcos.

 

La demografía, sin duda, es un factor de vital importancia en el quehacer de la economía de cualquier país, ya que en ella se debe basar un gran número de políticas públicas encaminadas al desarrollo del mismo –“desarrollo” en toda la extensión de la palabra- . Entre las políticas públicas, una de las más importantes, la social. Al hablar de “lo social”, no es simplemente programas asistencialistas –o paternalistas, claro-, sino todos aquellos efectos que conlleva la creación de las mismas, es decir, no sólo son “sociales”, sino terminan por ser económicas y laborales, entre otras.

Actualmente somos más de 112 millones de mexicanos, con una población aún creciente, la cual seguirá en busca de oportunidades de empleo con el objetivo de satisfacer las necesidades básicas. Por más vueltas que le den al asunto y a las cifras, realmente es todo un reto para el gobierno crear las condiciones necesarias para satisfacer la demanda laboral en el día a día, y por supuesto, mayor el reto para quienes buscan ese empleo –bien pagado, o al menos suficiente- y entonces acceder al consumo básico necesario de cualquier familia. La competencia, simplemente es dura, los empleadores no se tientan el corazón para elegir al más capaz –o aceptar al que pida menos-, ¿una carrera profesional?, no, no es suficiente.

photo-montage-556806_1280

Por otro lado, la explosión demográfica no trae para nada buenos resultados –al corto plazo-, pero ¿qué podemos obtener de beneficio con una sobrepoblación?, la respuesta no es tan sencilla de explicar –ni de creer-. Los países del BRIC, y en general los países “emergentes”, como lo es el caso de México, han obtenido índices crecientes de natalidad, a diferencia de países desarrollados en los que sus tasas de natalidad se han visto disminuidas notoriamente, por lo que aparentemente podría verse como un obstáculo al desarrollo.

Sin embargo, podemos retomar aquel concepto creado por Marx en la que exponía la reserva laboral que debía tener un país, a la que llamó “Ejército Industrial de Reserva” que se refiere a la existencia estructural, en aquellas economías capitalistas, donde existe una acumulación excesiva de la fuerza laboral, propia de las necesidades de acumulación del capital, idea que le surgió a posteriori de analizar los efectos poblacionales de las guerras, a lo que en años siguientes se reflejó en la baja producción de bienes y servicios, y por lo tanto crisis, entre otros aspectos. Es decir, todo país capitalista debe tener –forzosamente- índices de desempleo moderados para poder hacer frente a las necesidades de producción, de lo contrario la producción se detiene y los costos se elevan, entonces el mercado se vuelve incompetitivo, por mencionar una situación.

Además, tratadistas geopolíticos han visualizado México como uno de los países que remontará posiciones en cuanto al desarrollo económico, tal como George Friedman lo menciona marcadamente en su libro The Next 100 Years, donde percibe a México como una de las próximas potencias mundiales por una serie de aspectos geográficos, y además, demográficos. Expone claramente la necesidad que tendrán los países desarrollados en conseguir mano de obra, no solamente obrera, sino profesional, poniendo al país como una clara opción de oferta laboral en el futuro, por encima de los demás países emergentes, consiguiendo un ingreso excepcional mediante la entrada de divisas por concepto de remesas, haciendo de México un país competitivo y en miras de ser un país desarrollado dentro de aproximadamente 50 años.

Los programas asistencialistas únicamente se han enfocado en calmar el hambre, no en generar las condiciones necesarias para el autoempleo, o mejorar la infraestructura educativa, los programas de empleo temporal no resuelven el futuro de las familias. Sin duda, la mejor opción siempre será la inversión en educación y de esta manera tener las herramientas necesarias para un mejor futuro, probablemente no genere los votos necesarios –en el corto plazo-, pero sí a los candidatos necesarios para un mejor empleo y un gran futuro.

¿Cómo calificas esta nota?


Datos del autor:

Egresado de la 1ª Generación de la Escuela Estatal de Cuadros Veracruz, Secretario General Ala Progresista Xalapa APN, Tercer lugar en el maratón regional AFENCA zona sur de conocimientos en el área de Finanzas 2013, Licenciatura en Administración de Negocios Internacionales (2010-2014) Universidad Euro Hispanamericana (Titulación por promedio), Licenciatura en Contaduría (2010-2014) Universidad Veracruzana, Diplomado “Harvard Manage Mentor provided by Harvard Business Publishing” a través de Delp Univesity de la Secretaría de Economía.

Lo más leído esta semana:

 

Anuncios

Un comentario en “Explosión demográfica nacional; la fuerza laboral del futuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s