La papeleta es un puñal de papel

por Nazareth Montes Velasquez

La papeleta es un puñal de papel, puesto las elecciones, a veces, son la venganza del ciudadano. A lo que se le conoce comúnmente como voto de castigo.

Para hablar de abstencionismo electoral, es necesario englobar conceptos como: voto, sistema, partidos políticos, gobierno, Estado, cultura, educación…

El abstencionismo electoral, es un fenómeno o una crisis del sistema electoral mexicano. Puesto por naturaleza representa una inconformidad del pueblo hacia sus gobernantes o forma de gobierno, que es totalmente diferente un concepto del otro.

Lamentablemente la permanencia de un solo partido político en la gubernatura de este Estado, ha ocasionado una confusión entre la diferencia de lo que es gobierno y partido político. Por lo tanto al ocurrir una atrocidad o `mal gobierno` en sentido amplio; el pueblo tiende a revelarse ante el partido político y la persona, en lugar de su sistema de gobierno. Consecuentemente afectando los procesos electorales, causando el abstencionismo electoral.

elecciones-arqueros-golf-2013

El análisis de si este fenómeno es muestra de una inconformidad o falta de un valor cívico, es bastante complejo, puesto la misma terminología lo hacen de esta manera. Pudiéndolo hacer ver como una variable circular, donde la causa al mismo tiempo se vuelve consecuencia y viceversa.

A lo que refiero con este argumento, es que el abstencionismo electoral visto como falta de un valor cívico, se le puede atribuir a la no credibilidad hacia las instituciones autónomas encargadas de llevar y regular los procesos electorales. Provocando una inconformidad por parte de los habitantes de la región, traducidos a ciudadanos electores. He ahí donde el problema se puede ver fácilmente en forma circular.

Por definición, el voto es el centro del sistema electoral; entonces, si la mayoría de los habitantes se abstiene a votar, deja de existir el sistema electoral? Y si deja de existir el sistema electoral, deja de existir la democracia? Puesto la democracia está conformada por la participación ciudadana, esto claro en términos de la legislación mexicana. Haciendo énfasis en  que no toda representación es democrática.

Hay dos interpretaciones sobre la abstención en elecciones, en países democráticos. La primera es que la política tiene su propia dinámica y los resultados son conocidos antes de iniciar el proceso, la segunda, es donde los ciudadanos no esperan mucho de la política, no creen en los políticos y por lo tanto el ejercer el sufragio, no representa cambio alguno.

En particular, esta última interpretación, considero es la mayormente expresada por el pueblo en general. Puesto se tiene la sensación de que votar no repercute en sus intereses, ideas o concepto de vida pública.

De lo cual se puede concluir que la alta participación electoral o en cualquier proceso político, se produce cuando se tiene confianza en la política, logrando un debate de ideas. Entonces, en el caso Veracruz o caso nación ¿cuál es la confianza de los ciudadanos hacia sus representantes?, si se les hace llamar así.

Un dato duro, en las elecciones pasadas a Diputados Federales a nivel nación, solo el 47% del padrón electoral total, acudió a votar. Este dato, nos brinda un momento de reflexión, pues que pasa con el 53% restante, cuál o cuales han sido las razones de su abstención? En donde claramente a causa de manifestaciones, se nota una inconformidad hacia los diferentes sectores.

En el siglo pasado, se luchó por defender el derecho del voto y, ahora que se tiene no se ejerce por las causas que sean.

Como ciudadanos, con la mayoría de edad y con un modo honesto de vivir. Debemos ejercer nuestro derecho, puesto es la única forma de lograr un cambio, cambio obviamente llevará un proceso muy largo, del cual no veremos resultados en dos o seis años. Muchas veces a los mexicanos nos caracterizan por no trabajar en equipo y el no ponernos de acuerdo. Pero qué pasaría si la mayoría nos ponemos de acuerdo a una sola causa, el votar para que se vea reflejado el voto de castigo sobre el voto duro a un solo partido político. No aplicando el nulo, puesto esto solo beneficia a los partidos de mayor estructura.

No dudes que un grupo pequeño de ciudadanos organizados, puede cambiar el rumbo del país, ya que la historia nos ha enseñado, los cambios, son a causa de la perfecta o imperfecta organización, pero todos con un mismo objetivo. Entonces, para cuando la participación ciudadana, para cuando el despertar, el actuar coherente y legalmente frente a los postulados que van en contra de los Derechos Humanos? , que la participación ciudadana no se vuelva un derecho no reclamado.

¿Cómo calificas esta nota?


Datos del autor:

Estudiante de Derecho en la Universidad Veracruzana

Quizá te pueda interesar:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s