Urge una reingeniería política en México

Por Francisco Hernández Elvira 

Las recientes modificaciones normativas que conducen hacia la profesionalización de los servidores públicos a través de la Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, para el caso de México nos permite a reflexionar respecto al beneficio que puede generar la implementación de políticas de administración y regulación del personal que laboran en las instituciones públicas.

Los argumentos a favor del servicio profesional de carrera sostienen que entre sus principales beneficios se encuentran: un sistema objetivo con reglas claras y transparentes, provisión de servidores públicos acorde a los perfiles requeridos en el puesto y la función a desempeñar, eliminar prácticas como el nepotismo y compadrazgo, además de un sistema clientelista y permite establecer una nueva cultura laboral con filosofía de servicio, permitir la continuidad en las distintas labores que se realizan en programas y políticas de gobierno establecidas.

Se sostiene además que el servicio civil de carrera provee de reglamentación con el fin de que los servidores públicos, ingresen, permanezcan y asciendan en los escalafones del servicio, con base en principios de preparación académica, mérito, equidad, igualdad de oportunidades y productividad, así como la especialización en el desempeño de la función pública, hasta ahí todo va de maravilla pero por otra parte, también es cierto que, el servicio civil de carrera genera reticencia; se discute si es o no conveniente adoptar una institución que ha sido cuestionada y reformada en otros países.

El servicio público de carrera es sólo una política variable dentro de la administración pública, por lo que no es posible discutirla sin hacer referencia a la estructuras gubernamentales y su propia evolución, como lo explica el Comité de Expertos en Administración Pública de la Organización del las Naciones Unidas, “las reformas a los servicios civiles contemporáneos están particularmente relacionadas con las reformas administrativas centradas en la acción estratégica, el fortalecimiento de las instituciones de gobierno y los procesos de toma de decisiones, coordinación y eficiencia del sector público” (UNPAN, ONU)

Las formas, procesos y objetivos de las reformas del mundo han variado; sin embargo, las reformas han contribuido, en la mayoría de los casos, a fortalecer los principios de mérito, profesionalización, eficiencia y transparencia en la administración pública, por lo que en consecuencia, se mejora la imagen que los ciudadanos tienen de los funcionarios públicos, en general, y a los servicios en lo particular.

En 1984, la Secretaría de Programación y Presupuesto, en México, mediante su Dirección de Servicio Civil, definió el concepto como: “La racionalización de todos los procesos de administración de personal al servicio del Estado, llevados a rango de Ley a fin de garantizar la vigilancia y aplicación permanente, con el objetivo de propiciar y fomentar en los trabajadores la realización de una auténtica carrera como servidores públicos” (SPP: 1984), pero que paso…. Lo de siempre “NADA”

La profesionalización de los servidores públicos favorece el óptimo desarrollo del aparato gubernamental, al tiempo que trae consigo un beneficio social, al propiciar el mejoramiento administrativo y la prestación eficaz y eficiente del servicio público, lo cual genera confianza.

flag-815077_1920

ANTECEDENTES INTERNACIONALES

Los países en el mundo en los últimos tiempos han estado en una evaluación constante en su manera de organizarse y administrarse, a fin de lograr las mejoras y las metas que se plantean de acuerdo a sus necesidades y las que les exige la competencia en el ahora mundo globalizado, esto los conduce a la redefinición de sus políticas e intereses a fin de lograr la satisfacción de sus necesidades y en la búsqueda de mejor calidad de vida en las respectivas naciones, y este proceso de rumbo de intereses son conducidos dependiendo del país y de las circunstancias particulares que enfrentan, las cuales tiene que adecuarse para poder enfrentar los impactos justamente de la globalización mencionada, la integración regional, la internacionalización de los mercados, por mencionar algunas y que todas en su conjunto presionan sobre los procesos socioeconómicos y políticos que cobran su factura interna.

En estas circunstancia vale la pena mencionar que el servicio público de carrera forma parte o se incorpora a los cambios incluidos en las propuestas teóricas que van desde la llamada New Public Management, ensayada fundamentalmente en Gran Bretaña y Nueva Zelandia; pasando por una serie de reformas y adecuaciones, es decir con un origen predominantemente empresarial, y como seguidores más cercanos resultaron los gobiernos de Margaret Thatcher en Inglaterra y el de los Estados Unidos, en donde siempre ha prevalecido, fortaleciéndose en el periodo de Ronald Reagan y aún ahora se sigue en el supuesto de la “reinvención” que se inserta en la lógica misma del sistema político: las cuales obedecen a las reformas encaminadas a transformar el Estado benefactor, que postulan la disminución de la participación gubernamental, y relacionan lo que tiene que ver como un nuevo diseño de formulación de políticas sociales, de desarrollo humano, de búsqueda para índices de mejora en la calidad de vida y en particular a lo referido a la seguridad social, reformas también en las políticas de regionalización, como lo puede ser los procesos de descentralización y desburocratización.

Una manera de convertir el sistema político mexicano en una opción de desarrollo y mejora continua es que el apoliticismo de las clases superiores, en cuanto a funcionarios bajo el argumento de conservar la imparcialidad y fidelidad tradicional en servir a cualquier partido político que gobierne. Este sistema incorpora en la administración a aquellos que reúnen cualidades personales superiores y una cultura general amplia pues consideran que en la especialización puede adquirirse mediante la práctica del oficio y cursos especiales.

¿QUE PROPONGO?

Una metodología de selección que se basa en tres principios fundamentales:

Ausencia de favoritismo e influencia de partidos políticos;
Selección fundamentada ante todo en las cualidades humanas y los conocimientos generales de los candidatos; y
Unidad del órgano de selección de personal mas alla de los favoritismos, compadrazgos y/o compromisos políticos que desgracian el nivel de rendimiento en los resultados de los diferentes departamentos.

De igual manera, se puede decir que en tal sistema no puede privarse del empleo al servidor público por razones injustas, políticas o de índole personal e inclusive por errores personales, pero debe aclararse que no tiene el de permanecer por siempre en su cargo pues si el interés del servicio requiere algún cambio, o si es sano para el servicio cambiar de asignación, no se le mantiene en el empleo destinado aún y cuando haya permanecido por mucho tiempo en el mismo lugar es el caso de la Iniciativa Privada, donde el lema GANAR – GANAR da como resultados óptimos en los procesos y si un personal presenta problemas para alcanzar los objetivos se presentan 3 opciones: Se capacita para que mejore, se cambia de a un lugar donde rinda mejor o en su caso se despide; situación que si se implementa en la Función Publica se rebasa la actitud paternalista del sistema política que ha hundido a México por muchos años.

En el caso en China por ejemplo, el servicio civil nace en la dinastía Han (202 A.C. – 219 D.C.) la cual perfeccionó los sistemas de exámenes para el servicio civil. El gobierno en China era misión de un grupo de personas dotadas en condiciones (las cuales se establecían a través de un examen de capacidad) que las hacen idóneas para gobernar; se seleccionaban entre todo el pueblo, sin embargo el pueblo no tenía nada que opinar respecto a sus medidas, a las que ni siquiera estaba en condiciones de comprender. Lo anterior de acuerdo a uno de los preceptos de Confucio, el cual decía “El pueblo está hecho para seguir los decretos superiores, pero no puede entenderlos”.

En el sistema absolutista chino, existían tres tipos de servidores del Imperio, que se correspondían con dos niveles y grados de examen: los del primer nivel o shin-yün (estudiante del pueblo) en un número de plazas limitadas. Los exámenes eran evaluados por el director del distrito. Los de nivel medio o chüjen (hombre recomendado) se reclutaban de los del nivel inicial mediante un examen mayor ante el director provincial y formaban parte de los funcionarios menores que podían ascender a un mayor cargo. Este modelo aún prevalece y les ha dado resultados favorables por lo tanto esa medida obviamente reestructurada ayudaría muchísimo a las nuevas generaciones de la vida política de nuestro país.

En resumen si nuestros políticos mexicanos pensaran un poco en el bien social y no en el bien personal solo hay que cambiar una sola cosa en su plan de desarrollo y en su programa de objetivos que garanticen la modernización, el autodesarrollo y el despunte económico – social que tanto necesitamos:

Modernización y profesionalización de la carrera funcionarial;
Perfeccionamiento de la política de remuneraciones;
Establecimiento de una nueva institución para la administración de la política de personal.
Establecimiento de un sistema de alta gerencia pública.

Cabe señalar que gracias a las modificaciones realizadas en la legislación chilena, la administración pública es una de las más profesionales del continente americano y México tiene uno de los peores por ello considero que existe una base teórica que permite observar la evolución de la administración pública a través de su cuerpo de personal, y con el perfeccionamiento de sus leyes a fin de permitir que las vías de desarrollo en México, puedan revisar y evaluar modelos de servicio civil de carrera implementados, a fin de evaluar sistemas y procedimientos acorde a las necesidades de cada región, de tal forma que se permita el compartir la información y la legislación de cada uno de ellos, a fin de proponer y diseñar un modelo propio acorde a las necesidades y características que se requieran.

En nuestro país contamos con una serie de antecedentes respecto al servicio público que si bien no estaba definido como tal, si sienta un precedente del mismo y el cual pudiera decirse que evoluciona hasta nuestros días, trataremos de exponer lo que se ha considerado tomar en cuenta para ilustrar esta investigación, en la diversidad de lecturas encontradas en la materia encontramos la existencia de reglas en el ejercicio público, en grupos religiosos, administrativos y militares en Tenochtitlan y que gracias a la famosa colonización se perdió para el perjuicio de nuestra Nación.

En el Imperio Azteca se puede destacar la existencia de características en un proceso de selección para ocupar cargos públicos o gubernamentales , este proceso era conocido como: “sine qua non”, entre otras para ser un servidor público debiera contar con:

Espíritu de servicio.
Honestidad.
Capacidad física e intelectual para el puesto la desempeñar.
No tener vicios.
Un interés por el mejoramiento de la comunidad.

¡Por ello luchemos por recuperar lo que antes éramos, echemos abajo el populismo y busquemos la capacidad de quienes nos gobiernan!

Yo soy Francisco Elvira y recuerda que como no tiembla la Voz para señalar los errores, tampoco me tiembla la Mano para escribirlos.‎
Sigueme en Twitter: @HdezElvira

¿Cómo calificas esta nota?


Datos del autor: Conferencista, consultor político y empresarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s