La leyenda del “hombre leyenda”

Themis y Deucalión

por Luis Miguel Rodríguez Alemán

Don Fernando Gutiérrez Barrios, un personaje enigmático y fascinante, admirado por algunos, temido por otros; su historia es un ejemplo de una vida al servicio del Estado, sus anécdotas sorprenden y admiran pero sin duda son el relato de uno de los más importantes políticos que ha dado nuestro país.

Orgullosamente veracruzano, nacido en el puerto jarocho el 26 de octubre de 1927, curso sus estudios en el Colegio Militar del que se retira con el grado de capitán en 1959, miembro del Partido Revolucionario Institucional desde 1950, Don Fernando comienza así una carrera política digna de admiración.

10302Gu6

Sin duda son muchas las anécdotas e historias que se escuchan y se cuentan de este político veracruzano, pero desgraciadamente pareciera que la historia ha decidido olvidarlo; a las nuevas generaciones nos resulta muy difícil encontrar información y relatos de la vida de este gran hombre, si no fuera por excelentes reseñas periodísticas, o comentarios que se dan de boca en boca de políticos ya mayores que tuvieron la oportunidad de conocerlo y tratarlo, Don Fernando corre el riesgo de perderse en el anonimato de la memoria colectiva de un pueblo que hoy demanda políticos de la talla del “hombre leyenda”, como lo bautizara Carlos Salinas de Gortari en un mitin en el puerto de Veracruz.

De el se ha dicho todo tipo de cosas, algunos aseguran que era un agente encubierto de la CIA, conocido como LITEMPO-4, según informes publicados recientemente, otros que fue aliado del Comandante Fidel Castro, al cual apoyo, entreno y financió en su lucha por la Revolución Cubana; pero entre tantos rumores, los que seguimos su vida solo tenemos la certeza de que años después Fidel Castro siendo el propio Gutiérrez Barrios Secretario de Gobernación visitó nuestro país, y en Tuxpan inauguran juntos un museo en honor al barco Granma, embarcación que sale de costas veracruzanas y que sirve de punta de lanza de lo que seria después la consumación de la Revolución Cubana.

Así lleno de muchos enigmas y pocas certezas, su vida, siempre fue al servicio de la nación y la República, como el mismo lo expresa, al tomar protesta como Gobernador del estado: “¡He servido a la república por más de tres décadas; ahora le toca a mi tierra!”., el periodista Edgar Hernández en una excelente relatoría que hace de su vida lo define como un hombre al que le gustaba gobernar, estar en contacto con la gente, servir.

Gutiérrez Barrios, un político que entendió a la perfección que la información es poder, al hombre leyenda se le conoció por muchos años, como el político más informado del país, fue por ello el responsable de la seguridad nacional durante dos sexenios.

En alguna ocasión, un periodista veracruzano me comento: que no había restaurante, café o plaza pública en el estado, donde Don Fernando no tuviera “orejas”, tenia el control de todo, lo escuchaba todo, y cuando era necesario se hacía escuchar con fuerza, pero también con la suavidad de un político que comprendía, que la forma es fondo.

Por ello, en estos momentos que nuestro país atraviesa por una etapa crucial en su historia, ahora más que nunca México necesita de políticos de la capacidad y talento de Don Fernando Gutiérrez Barrios; políticos que comprendan, que la fuerza del Estado nunca debe utilizarse contra el pueblo, que la información es privilegiada y que siempre debe ser aliada de las libertades y nunca utilizada para violentarlas, que cuando los poderes fácticos reten la autoridad del Estado, la obligación de la nación será siempre anteponer el bienestar de sus ciudadanos, por ello en Veracruz tendrá siempre un lugar en la memoria de sus paisanos que añoran los tiempos del progresismo político.

Hoy, 30 de octubre de 2015 recordamos con tristeza un año más de la muerte de este controversial personaje de la vida publica y política de nuestro país, quien durante cuatro décadas sirvió a su nación y murió al servicio de ella, como Senador de la República.

 

El pueblo mexicano habrá de darle en los años por venir el lugar que le corresponde en la historia, por mi parte sirvan estas líneas como homenaje a la memoria y legado de este gran veracruzano, sirvan mis palabras para honrar la leyenda del “hombre leyenda”.

¿Cómo calificas esta nota?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s