¿Quién quiere ser millonario?

Cronicas y criticas

por Zoret Xaca Apirez

Era uno de esos días en que no pude cenar adecuadamente y desperté al siguiente con un hambre atroz. No había podido desayunar a buena hora y ya era tarde; pensé inmediatamente en los deliciosos y sudados tacos de la señora que se pone enfrente de mi trabajo. Eran aproximadamente las 11:30 de la mañana, así que me dirigí a la salida con la imaginación a todo lo que da, podía saborear en mi mente esos deliciosos tacos de milanesa con salsa verde, y cuando por fin llegué al lugar, mi cara de desilusión fue más que evidente, pues un señor que estaba a un lado mío, sin necesidad de que le comentara algo, me dijo: “¡uy, no, joven! La seño’ se va bien temprano, pus se le terminan los tacos a buena hora”. Volteé a ver mi reloj. Era antes de mediodía y la señora ya había terminado su jornada laboral. Fue imposible omitir pensar en que, mientras la señora posiblemente ya se encontraba en su casa, a mí me restaban aún siete horas más de laborar. Me di la media vuelta triste, reflexivo y aún con hambre.
Exito

¿Cuál es el secreto del éxito económico? Roberto Kiyosaki decía en su libro Padre rico Padre pobre que, “no es malo ser un empleado, lo malo es serlo toda la vida”. Lo cierto es que, aunque económicamente todos queremos ser exitosos, tristemente no tenemos una educación financiera; crecemos en un estructura en la que nuestras familias, la sociedad y demás medios nos dicen: “estudia, titúlate, trabaja, cásate, trabaja, ahorra, sigue trabajando y después de unos años te podrás jubilar, de esta manera tendrás un placentero retiro”, y sabemos que actualmente no hay cosa más falsa que esa. No quiero que se mal interprete lo que digo, el estudio y desarrollo familiar son importantes para un adecuada plenitud intelectual y emocional, pero aplicado a principios económicos, lo anterior dista mucho de ser la clave para el éxito económico.

La Importancia de la Cultura Emprendedora

Posiblemente hemos escuchado antes estas palabras: Emprendimiento, Proyectos Emprendedores, Microempresarios, y esto no es otra cosa que un grupo de personas que han tomado la responsabilidad de ser autosuficientes económicamente, creando pequeñas y medianas empresas, las cuales son las principales creadoras de empleo, y además, producen la mayor cantidad de innovaciones e invenciones tecnológicas, por lo que es una herramienta indispensable para que un país logre salir del subdesarrollo. El Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM), en su labor de impulsar estrategias para el ecosistema emprendedor, realiza el Proceso de Reconocimiento de Aceleradoras e Incubadoras de empresas que ya forman parte de la Red de Apoyo al Emprendedor para Mover a México, arrojando como resultado en su totalidad 235 distribuidas a lo largo del país, y en nuestro estado existen, entre las anteriores mencionadas, 7 con reconocimiento del INADEM.

La Secretaría de Economía destina, a través del Fondo Nacional Emprendedor 2015, 8 mil 907 millones de pesos para ser entregados a Emprendedores; Micro, Pequeñas y Medianas empresas pertenecientes a los sectores estratégicos de las 32 entidades federativas;  Grandes empresas, e Instituciones y organizaciones del sector público y privado que operen programas del FNE en apoyo a emprendedores y MIPYMES.

Así que después de toda esta información, surge una pregunta: si existen apoyos, si es tan importante para la economía de nuestro país y una fuente de riqueza personal,  ¿por qué no vemos nuevas empresas, o en su defecto, una multitud de personas realizando nuevos proyectos? La necesidad es mucha, pero los valientes son muy pocos. Un servidor piensa que son tres problemas u obstáculos principales con los cuales todo emprendedor se enfrenta en su carrera por aterrizar sus sueños:

  1. La poca o nula cultura de emprendimiento.
  2. La falta de conocimiento de los medios de apoyo.
  3. Complejidad en los procesos de acceso a créditos.

De acuerdo con René Ortiz, Directivo de CANACINTRA, “los problemas a nivel administrativo se producen debido a los esquemas que se siguen para arrancar una empresa pequeña o mediana, pues el desembolso para cubrir con todas las normas y requisitos que solicita el gobierno puede ir desde $50,000 hasta $200,000 pesos”.

Octavio Carvajal, presidente de la Comisión Laboral de la CONCAMIN, mencionó que “para cubrir los trámites laborales de registro ante la Secretaría del Trabajo, se tardan hasta seis meses, mientras que en otros países como Estados Unidos ofrecen el servicio en 48 horas. Estos obstáculos ponen en riesgo la viabilidad de una empresa y entorpecen la actividad emprendedora”.

En entrevista con el Director de una de las incubadoras regionales de nuestro estado, reconocida y avalada por el INADEM, localizada en la Universidad Tecnológica del Centro de Veracruz,  el Lic. Isidro Medina Rodríguez me mencionaba las deficiencias observadas por un servidor, y comentaba entre otras cosas lo siguiente:

-No existe un plan de desarrollo nacional que establezca como número uno, o mínimo dentro de las principales, la del fomento a los emprendedores; existen sólo planes de desarrollo hechos, como ya sabemos, desde el escritorio,  y sin que los  actores principales, los verdaderos conocedores de la materia sean tomados en cuenta, y hablo de aquellos emprendedores que comenzaron desde hace tiempo su travesía para llegar a tener el éxito que ahora tienen, y que tuvieron que pasar por largas jornadas llenas de escalones burocráticos. Esto es sólo hablando del sistema.

De modo que un servidor considera que dentro de las prioridades de los gobiernos locales debe contarse la de facilitar los trámites y procesos que se llevan a cabo para que las empresas funcionen. Una labor que involucra la coordinación de entidades gubernamentales como Secretarías de Economía, Finanzas y Función Pública; la Consejería Jurídica; el Registro Público de la Propiedad, y los ayuntamientos que otorgan una licencia de construcción o una factibilidad de uso de suelo, todos deben coordinarse.

También debemos hablar de la actividad emprendedora como Política Económica básica del país, y no dejar este tema sólo a la Secretaría de Economía. Hasta ahora no existen estímulos suficientes para el fomento a los emprendedores, y no sólo lo digo yo, lo dicen los que saben, y aunque parezca mucho, hace falta aún más capital semilla, pues se sigue gastando en cosas que considero innecesarias; también hay carencia de una adecuada difusión de todos los medios y recursos que existen para iniciar una empresa propia. Tal parece que en ocasiones se quisiera mantener oculta esta información, y cuando alguien llega a saberlo, se consigue obtener el hartazgo y desánimo de estas personas mediante trámites completamente innecesarios.

Por último, el punto que considero más importante de todos: el fomento a la cultura emprendedora desde las aulas, dirigido a los jóvenes universitarios, los adolescentes que están en las preparatorias, pues para ellos debe ser importante establecer un Sistema Educativo que no sólo sea opcional para realizar proyectos innovadores, sino que sea obligatorio crear tecnología, realizar proyectos, ideas, empresas, en pocas palabras: dinero, tanto a la nación como a los propios jóvenes.

Quiero concluir con lo siguiente: estoy seguro de que todos queremos ser millonarios, pero no existen fórmulas mágicas que nos hagan llegar a nuestro objetivo de la noche a la mañana, todo esto se consigue a través del trabajo duro, del romper los esquemas, de salir de tu zona de confort ¿Quieres ser millonario? Depende de ti serlo. Dime, ¿qué te atreverías a hacer, si tuvieras la certeza de que no vas fallar?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s